La Gran mentira (III): el tema migratorio

e escrito en otras oportunidades sobre el tema migratorio (La gran mentira…sobre la emigración cubana I  yLa gran mentira…sobre la emigración cubana (II)). Se trata sin dudas de un tópico recurrente. Los movimientos migratorios existen desde que el mundo es mundo. En cualquier lugar donde se presente algún tipo de conflicto sea este político, militar o de la naturaleza genera, por lo regular, corrientes migratorias. Observen por ejemplo los incidentes de corte político-militar que han tenido lugar en el medio oriente y en el norte de África. Las situaciones que se han creado, han generado en algunos casos verdaderas turbulencias migratorias, donde cientos de miles de personas han visto alteradas sus formas de vida y han tenido que realizar cambios abruptos, que han  perturbado no solo su habitat convencional y habitual, sino que también hasta sus propias vidas.

Las guerras, los llamados conflictos de “baja intensidad” y los problemas económicos, podrían señalarse como los que más producen movimientos migratorios. Algunos lo hacen de forma regular y organizada y otros de forma irregular y desorganizada. Según estadísticas brindadas por la ONU en el año 2005 se observaba el siguiente panorama:

  • Entre 2,5 millones y 4 millones de migrantes cruzan fronteras internacionales sin autorización.
  • Entre 10 y 15 por ciento de los 56 millones de migrantes de Europa se encuentran en situación irregular.
  •  20 millones de inmigrantes en situación irregular en la India.
  • Casi 12 millones de indocumentados en Estados Unidos         (Fuente: ONU, 2005).
  • Se calculaba la existencia de entre el 10 y el 15 % de migrantes en situación irregular en el mundo.

En ese año la situación migratoria en América Latina y el Caribe presentaba el siguiente panorama:

  • Con una población de 462 millones en el 2005 la región de América Latina y el Caribe tenía una de las tasas de migración más alta del mundo.
  • 25 millones de migrantes internacionales en el 2005:

ü      18 millones en Estados Unidos.

ü      4 millones en países de América Latina y el  Caribe.

ü      3 millones en otras regiones.

En EE. UU hay  más de 12 millones de inmigrantes indocumentados. El 56 % de ellos son mexicanos. (Datos de 2005).

En 2005 más de 2, 5 millones de peruanos vivían en el extranjero, 50 % de ellos en situación irregular.

En 2005 unos 2 millones de paraguayos vivían en argentina.

El flujo migratorio desde centro América a los EE.UU. se comportó de la forma siguiente, aproximadamente en situación irregular.

  • El Salvador: 2,5 millones
  • Guatemala: 1,2 millones
  • Honduras: 1,1 millones
  • Nicaragua: 0,5 millones

El Caribe insular, con 39 millones de habitantes es una de las áreas con mayor índice de emigración en la región, principalmente hacia Estados Unidos.  Entre 1990 a 2001 han emigrado a este país:

  • República Dominicana: 604 673 emigrantes
  •   Haití:  229 209  emigrantes
  •   Cuba: 219 209  emigrantes
  •  Jamaica: 200 315emigrantes

 (Fuente: INS)

En el año fiscal 2005 fueron interceptados en alta mar 9 289 inmigrantes  por el  Servicio de Guardacostas, que fueron devueltos a sus países:

  •  3 612 de República Dominicana
  •  2 712 de Cuba *
  •  1 850 de Haití

* Sin embargo, 1800 cubanos lograron entrar y se quedaron en EE.UU.,por la Ley de Ajuste Cubano.

 

He querido brindar algunas estadísticas sobre el comportamiento de la problemática migratoria en América Latina para que el lector analice por si mismo como se comporta este asunto de una forma más general. No he incluido aquí a otras regiones del mundo donde igualmente se producen masivos movimientos de unos países a otros, incluyendo en esto a la culta y civilizada Europa, que en atención a los problemas económicos que está sufriendo y que ya se comportan como una crisis sistémica, ha vuelto a convertirse en fuente de emigrantes, sobre todo de jóvenes que deciden buscar nuevos horizontes en otras áreas del mundo, menos afectadas económicamente.

Observen que el último dato sobre Cuba hace referencia a la Ley de Ajuste Cubano. Analicen como en ésta estadística se habla de varios cientos de emigrantes interceptados en alta mar y devueltos a sus países: República Dominicana, Haití y Cuba y que por obra y gracia de las decisiones del Imperio  más de la mitad de los cubanos lograron ser admitidos en los EE.UU. en virtud de lo que establece la antes mencionada Ley. Resulta obvio que esta medida responde a la connotación política que le atribuye al tema migratorio el Gobierno de los EE.UU., en su reconocida hostilidad contra nuestro país.

Recuerden que según la propaganda del imperio y de sus perritos falderos, los cubanos “huyen del castro-comunismo” y no emigran como lo hacen los nacionales de los demás países de América Latina y el Caribe y como “huyen” porque son “perseguidos políticos” y corren el riesgo de ser “acosados” y hasta “asesinados”, se le concede la ventaja de que si llegan a territorio de los EE.UU., no importa por qué vía, podría ser en inseguras balsas o en lanchas rápidas piloteadas por inescrupulosos traficantes de personas, son recibidos “con los brazos abiertos”. Los dominicanos, haitianos y demás nacionales de otros países, si se les detecta cuando tratan de entrar ilegalmente a los EE.UU. o antes de llegar a las costas de los EE.UU., son inmediatamente devueltos a sus países respectivos.

El tema migratorio es un asunto de primordial importancia en la contienda electoral de los EE.UU. Los hispanos en general  alzan sus voces demandando una reforma migratoria. En esas exigencias no se implican los cabecillas políticos de la derecha cubanoamericana, donde se incluyen los legisladores de origen cubano. Esos son hispanos de otra “estirpe”.  Son ante todo “anticastristas”, que han trabajado para que se aplique la Ley de Ajuste Cubano y no les interesa la cuestión porque a los cubanos asentados en los EE.UU. no les afecta la reforma migratoria y ahí están sus posibles electores.

Los lideres  hispanos podrían exigir que se le aplique a todos ellos una “Ley de Ajuste hispano” y así no serán devueltos a sus países los mexicanos, salvadoreños, dominicanos, centroamericanos y demás nacionales de esos países que por razones económicas tratan de emigrar a los EE.UU. Mejor sería, pienso yo, que unan fuerzas en sus respectivos países para que el poder del pueblo se imponga y con el esfuerzo de todos nuestros países pueden avanzar por la senda de una economía sustentable, con posibilidades de trabajo para todos, con educación garantizada, con salud garantizada, como modestamente estamos tratado de construir en la Cuba de Martí y de Fidel.

J. M. del Río

Un pensamiento en “La Gran mentira (III): el tema migratorio

  1. Pingback: La Gran mentira (III): El tema migratorio | La Borra de Abuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s