Engage Cuba: Es hora de que el Congreso derogue el bloqueo contra Cuba.

engage cuba coalition

La organización Engage Cuba, que promueve la normalización de las relaciones de Estados Unidos con Cuba, dio a conocer este miércoles un comunicado donde exige que se derogue el bloqueo económico contra Cuba e insta al congreso estadounidense a dar pasos concretos en ese sentido.

“Hemos creado un embargo económico con el expreso propósito de socavar al gobierno cubano y de hecho lo que nuestra política ha hecho es todo lo contrario.” dijo el senador republicano Tom Emmer.

Por su parte es senador demócrata Klobuchar, que se unió a Emmer como parte de una delegación del Congreso que acompañó a Obama en su histórico viaje a Cuba la semana pasada, observó que el pueblo estadounidense “están por delante de su gobierno, ya que están en Cuba.”

En los EE.UU., varias encuestas demuestran, incluyendo una del Centro de Investigación Pew, que el 72 por ciento de los estadounidenses a favor de poner fin al embargo comercial.

“Las empresas estadounidenses – incluyendo muchas multinacionales en Minnesota – pueden ganar. Pero tienen que moverse pronto, dijo Mike Fernández, vicepresidente corporativo de Cargill.

(Con información de StarTribune)

Anuncios

Artículo de Fidel: El hermano Obama.

Fidel Castro. Foto: Roberto Chile

Los reyes de España nos trajeron a los conquistadores y dueños, cuyas huellas quedaron en los hatos circulares de tierra asignados a los buscadores de oro en las arenas de los ríos, una forma abusiva y bochornosa de explotación cuyos vestigios se pueden divisar desde el aire en muchos lugares del país.

El turismo hoy, en gran parte, consiste en mostrar las delicias de los paisajes y saborear las exquisiteces alimentarias de nuestros mares, y siempre que se comparta con el capital privado de las grandes corporaciones extranjeras, cuyas ganancias si no alcanzan los miles de millones de dólares per cápita no son dignas de atención alguna.

Ya que me vi obligado a mencionar el tema, debo añadir, principalmente para los jóvenes, que pocas personas se percatan de la importancia de tal condición en este momento singular de la historia humana. No diré que el tiempo se ha perdido, pero no vacilo en afirmar que no estamos suficientemente informados, ni ustedes ni nosotros, de los conocimientos y las conciencias que debiéramos tener para enfrentar las realidades que nos desafían. Lo primero a tomar en cuenta es que nuestras vidas son una fracción histórica de segundo, que hay que compartir además con las necesidades vitales de todo ser humano. Una de las características de este es la tendencia a la sobrevaloración de su papel, lo cual contrasta por otro lado con el número extraordinario de personas que encarnan los sueños más elevados.

Nadie, sin embargo, es bueno o es malo por sí mismo. Ninguno de nosotros está diseñado para el papel que debe asumir en la sociedad revolucionaria. En parte, los cubanos tuvimos el privilegio de contar con el ejemplo de José Martí. Me pregunto incluso si tenía que caer o no en Dos Ríos, cuando dijo “para mí es hora”, y cargó contra las fuerzas españolas atrincheradas en una sólida línea de fuego. No quería regresar a Estados Unidos y no había quién lo hiciera regresar. Alguien arrancó algunas hojas de su diario. ¿Quién cargó con esa pérfida culpa, que fue sin duda obra de algún intrigante inescrupuloso? Se conocen diferencias entre los Jefes, pero jamás indisciplinas. “Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha”, declaró el glorioso líder negro Antonio Maceo. Se reconoce igualmente en Máximo Gómez, el jefe militar más disciplinado y discreto de nuestra historia.

Mirándolo desde otro ángulo, cómo no admirarse de la indignación de Bonifacio Byrne cuando, desde la distante embarcación que lo traía de regreso a Cuba, al divisar otra bandera junto a la de la estrella solitaria, declaró: “Mi bandera es aquella que no ha sido jamás mercenaria…”, para añadir de inmediato una de las más bellas frases que escuché nunca: “Si deshecha en menudos pedazos llega a ser mi bandera algún día… ¡nuestros muertos alzando los brazos la sabrán defender todavía!…”. Tampoco olvidaré las encendidas palabras de Camilo Cienfuegos aquella noche, cuando a varias decenas de metros bazucas y ametralladoras de origen norteamericano, en manos contrarrevolucionarias, apuntaban hacia la terraza donde estábamos parados. Obama había nacido en agosto de 1961, como él mismo explicó. Más de medio siglo transcurriría desde aquel momento. Sigue leyendo

¿Obama en el Gran Teatro o el gran teatro de Obama en La Habana?

Barack Obama mira el teleprompter en El Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

Por: Iroel Sánchez

Cuba, América Latina y el mundo escucharon con gran expectativa a Barack Obama este 22 de marzo desde el Gran Teatro de La Habana, con un discurso conciliador, inteligente y seductor. No era la primera vez en que durante su visita usaba ampliamente de la palabra y se dirigía a los cubanos a través de la televisión nacional, pero sí la única en que el Presidente de los Estados Unidos no compartiría con nadie el escenario y tendría todo el espacio para sí desde que dos días antes arribó a esta Isla.

Como corresponde a la cultura política que representa, y ha venido ocurriendo desde que puso un pie en La Habana, otra vez nada fue dejado a la casualidad, y para más precisión, los teleprompters traídos desde Washington, ¿los mismos que utilizó en la grabación de su diálogo con el cómico más popular de Cuba? lo escoltaban a cada lado del escenario con un discurso cuidadosamente escrito.

Para un espectador atento de la platea, eran perfectamente reconocibles un par de personas —situadas dentro del grupo de 40 congresistas que viajaron desde EE.UU. para la ocasión— en cada momento en que la palabra del orador debía ser respondida con palmas. Ese grupo de legisladores, y la delegación estadounidense que acompañó al Presidente en su visita, fueron los únicos que aplaudieron las numerosas veces en que su intervención tomó el camino de los consejos paternalistas, o peor aún, el de la injerencia más o menos disimulada. Sigue leyendo

¿Gato por liebre? Notas sobre la visita de Obama a Cuba

Obama en la Plaza de la Revolución. Al fondo en la foto la figura del Che Guevara, el guerrillero argentino-cubano asesinado en Bolivia bajo órdenes de la CIA.  Foto: Dennis Rivera/ Rivera

Por: Santiago Pérez Benítez

La vista del Presidente Barack Obama a Cuba ha revelado aspectos estratégicos en su política hacia la isla, América Latina y otras partes del mundo. Entre ellos se encuentran:

1) Prioridad al tema Cuba. Está claro que para el Presidente Obama, Cuba ha resultado un asunto de primera atención desde el 17 de diciembre del 2014. Esta propia visita, de prácticamente tres días, la composición de su delegación, así como la cobertura mediática que le han brindado los grandes medios ejemplifican esta prioridad. Cuba ha sido uno de los pocos temas positivos del “legado de Obama” y donde ha conseguido el apoyo de la opinión pública norteamericana, cubana y de prácticamente todos los gobiernos de América Latina y del mundo.

2) Excepcionalidad de EEUU. También Obama ha sido el único presidente que ha visitado Cuba y que se ha sentido con el derecho de criticar públicamente, exhortar y presionar al liderazgo cubano y a los sectores sociales a que realicen “cambios” en la sociedad. En cualquier manual de ciencia política a esto le llamarían “arrogancia del poder” e injerencia en los asuntos internos de Cuba. Ello parte de la noción de que a EEUU, por ser excepcionales, les asiste este derecho, aplicado además a la isla, que consideran parte de su esfera de influencia. Está claro que también hay un componente de colocación de Obama ante las presiones del stablishment norteamericano [1] (recordar que EEUU no es sólo Obama, y que éste abandona la presidencia en 9 meses). Dicho stablishment le demanda presionar a Cuba y lograr “avances concretos” en la agenda de EEUU, ante la percepción de que Cuba no ha hecho las concesiones esperadas.

3) Desmontaje del antimperialismo. Todo el despliegue oratorio, simbólico de Obama, de Michelle, y su actuación en Cuba han estado destinados, entre otros objetivos, a desmontar la imagen histórica negativa que ha tenido EEUU en el pueblo cubano, y que tiene profundas raíces y motivos. [2]

4) Extensión a América Latina. Si logran llevar a las mentes latinoamericanas que EEUU ya no persigue una visión imperialista con Cuba, lo que complementarían con el viaje simbólico a Argentina, y el pedido de perdón por el apoyo a la junta militar argentina en los setenta, Washington se ubicaría en una mejor posición política y de imagen ante el continente. [3] Esto les ayudaría a demostrar que la actual ofensiva de la derecha no tiene que ver con EEUU y que es resultado de los problemas propios de la izquierda venezolana, brasileña y de los demás países progresistas. EEUU busca reacomodar su lacerada hegemonía ideológica, social y política en el continente, que ven como propio, ante el avance de otros actores internacionales y la crisis regional.

5) Política de cambio de régimen, ampliada. Si bien se mantiene la política de legitimar a la contrarrevolución interna y de darle proyección internacional como elementos de subversión; la nueva proyección de Obama busca extender la influencia norteamericana atoda la sociedad cubana, sobre todo a los sectores identificados en esta visita; religiosos, cuentapropistas, jóvenes, la llamada sociedad civil y funcionarios estatales y partidistas.

De manera directa Obama incluyó en la ecuación del “cambio de sistema” la participación de la comunidad cubana en EEUU como gestora de las modificaciones al interior de Cuba y de la “reconciliación”.

El nuevo matiz, además, estriba en el llamado “leading from behind” que ha aplicado la Doctrina Obama, y que en este caso se traduce en que se haga el “cambio” con las manos de “otros”, reduciendo la visibilidad de las agencias, Embajadas, actores gubernamentales, sociales, de negocio y no gubernamentales de EEUU.

El argumento vendido por el mediático Presidente al gran público fue que la clave de su curso era la “preocupación” por el bienestar del pueblo cubano y que los cambios “sugeridos” y las acciones de EEUU sólo buscarían dicho bienestar.

En esta lógica de “encantamiento” se incluyen las acciones populistas y mediáticas que realizó el inquilino de la Casa Blanca en  Cuba, típicas de sus campañas electorales al Senado y a la Presidencia de la Unión, sólo que muy bien aplicadas al entorno e idiosincrasia nacionales.

Forma parte de la estrategia la llamada “paciencia estratégica” reflejada en la Estrategia de Seguridad Nacional de enero del 2015, y que para Cuba implicaría esperar que los “cambios” se sucedan de manera “natural”, sobre todo después que desaparezca la dirección histórica del país. [4] Es sabido que EEUU monitoreará y liderará todos estos procesos con su línea multidimensional de influencia política, económica, cultural, de valores, acciones encubiertas y a través de los intercambios con los cubanos.

6) Flexibilización paulatina del bloqueo.Con esta visita la poca legitimidad política que le quedaba al andamiaje del bloqueo fue erosionada aún más por el propio Obama, lo que resultó sin dudas positivo.Se ha reflejado claramente durante las acciones pre y durante la visita la táctica de no hacer los cambios posibles en el área del bloqueo de manera integral, rápida, sino paulatina, medida a medida, con la tónica de ir calibrando sus consecuencias y “medirles el aceite”. También se busca utilizar las futuras flexibilizaciones como zanahorias para propiciar los cambios en Cuba por parte de sus autoridades, previendo ulteriores problemas económicos de la Isla por el debilitamiento de sus principales aliados internacionales.

7) Interés en hacer el curso actual irreversible.Con la adopción de las medidas positivas de estos últimos días en el ámbito económico, incluyendo el uso del dólar, la mayor facilidad para los viajes, la autorización a negocios conjuntos en el área hotelera, el acuerdo para la realización de vuelos y viajes marítimos, entre otros, la Administración busca desatar dinámicas en los vínculos bilaterales y de cooperación que resulten difíciles de revertir en el futuro por próximas administraciones, menos comprometidas en la relación con Cuba, independientemente de su signo. El apoyo que ha tenido de sectores empresariales y en general de la sociedad norteamericana ha sido importante, y la aparición de intereses concretos, junto a la solución de problemas comunes con Cuba, ha sido también otro de los objetivos estratégicos de la política de EEUU que deben ser tenidos en cuenta a la hora de hacer un balance más profundo de las relaciones bilaterales.

Si me preguntaran, calificaría de exitosa la estancia de Obama en la Isla, tanto para Cuba como para EEUU, pues cada cual obtuvo ventajas políticas, económicas, diplomáticas y mediáticas. Coincido con el politólogo Rafael Hernández que señala que antes Cuba y EEUU se encontraban enfrentados en un ring de boxeo, mientras que ahora el enfrentamiento pasa a darse ante un complejo tablero de ajedrez. Los norteamericanos tuvieron la brillantez de un Fisher, pero los cubanos las de un Capablanca. Creo que el ajedrez es, sin dudas, deseable, aunque hace pensar más a Cuba, con mayor previsión, y de manera más novedosa y flexible. Al mismo tiempo, sugeriría no olvidar los entrenamientos que demanda el boxeo y otros deportes de combate. EEUU es, simplemente, impredecible….

Notas

[1] En excelente artículo de la Revista Atlantic sobre la llamada Doctrina Obama, basado en entrevistas al Presidente, éste menciona el peso que tiene en Washington el llamado establishment de política exterior y las presiones que se ejercen sobre la Casa Blanca. Cfr. “The Obama Doctrine”. Jeffrey Goldberg. “The Atlantic”. Número de abril 2016.

[2] En una entrevista a la cadena ABC durante la visita, Obama expresó “Durante 50 años ellos han usado la agresión de EEUU o los intereses nuestros en el cambio de régimen como una excusa para explicar porqué tienen que protegerse de la disidencia dentro de Cuba (…) lo que he indicado es que no podemos forzar los cambios en Cuba – pero si podemos hacer y, haremos, es defender los derechos que nosotros consideramos universales”. Programa “World News tonight with David Muir”. ABC News.com. 21 de marzo, 2016.

[3] Previo a la visita, el Asesor de la Casa Blanca Ben Rhodes ha expresado que “Nuestra apertura hacia Cuba también nos ha creado nuevas posibilidades en América Latina, región que de manera uniforme se oponía a nuestra política y que ahora da la bienvenida a nuestro nuevo comenzar” Ben Rhodes. President Obama is going to Cuba. Here’s why.The White House. 18 de febrero 201 5.

[4]En una entrevista el pasado año, Obama daba las claves de su estrategia “Nuestra teoría original sobre el tema no es que veamos de manera inmediata los cambios ni un debilitamiento del control del régimen de Castro, sino de que con el paso del tiempo vas creando las bases para una transformación sustancial”. Entrevista a Olivier Knox, Yahoo News, 14 de diciembre 2015.

Barack Obama y Raúl Castro asistieron a un partido de béisbol en el estadio latinoamericano de La Habana

Obama y Castro, en el estadio de béisbol

LA HABANA (EFE).- El presidente de los EE.UU, Barack Obama , estuvieron en el emblemático estadio Latinoamericano de La Habana, asistiendo al partido amistoso entre la selección de Cuba y los Rays de Tampa Bay, que presencia sentado junto a Raúl Castro .

Obama llegó con su esposa, Michelle Obama, y sus hijas Malia y Sasha, y acompañado por su homólogo cubano Raúl Castro, a un coliseo repleto que lo saludó con una ovación.

Antes de comenzar el partido, en el estadio se guardó un minuto silencio por los atentados terroristas ocurridos hoy en Bruselas (Bélgica).

Esta mañana en su discurso al pueblo cubano, Obama urgió a la comunidad internacional a permanecer “unida” ante el terrorismo, al condenar los atentados en Bélgica y prometer que su país hará “lo necesario” para llevar ante la justicia a los responsables.

Su asistencia a este simbólico partido de béisbol entre un equipo cubano y otro estadounidense será el último acto del presidente de Estados Unidos en Cuba, ya que esta tarde partirá hacia Argentina.

Obama ya vuela de La Habana a Buenos Aires.

se fue obama

Luego de casi tres días de trabajo, el presidente estadunidense dijo adiós a la tierra de Martí y de Fidel. El Presidente cubano Raúl Castro lo despidió en la terminal internacional “José Martí”, de La Habana. El avió cerró su compuerta a las 16:08 hora local.

Tras presenciar un partido de béisbol entre el equipo nacional de Cuba y el Tampa Bay Rays, de las Ligas Mayores estadounidenses, en los terrenos del Estadio Latinoamericano de la capital cubana, Barack Obama continúa su viaje hacia Argentina.

Durante la mañana de hoy, el jefe de estado norteamericano pronunció un discurso ante la sociedad civil cubana en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” en el que valoró el avance en las relaciones bilaterales y reiteró la necesidad de poner fin al bloqueo económico contra Cuba.

“Como Presidente de EEUU le solicitó al Congreso que levante el embargo”, expresó.

Durante su estancia en la isla caribeña, Obama rindió homenaje al Héroe Nacional José Martí en el monumento erigido en la Plaza de la Revolución, visitó el memorial que lleva el nombre del insigne patriota y sostuvo conversaciones oficiales con el presidente de los Consejos de Estados y de Ministros, General de Ejército, Raúl Castro.

También participó en un foro de negocios Cuba-Estados Unidos y en un intercambio con empresarios y trabajadores por cuenta propia nacionales, donde reconoció la obsolescencia del bloqueo económico, comercial y financiero que por más de cincuenta años mantiene la Casa Blanca contra la mayor de las Antillas.

(Noticia en construcción)

#EEUU respalda negociación de paz de #Colombia en La Habana: #Kerry

acuerdo-paz-farc-gobierno-colombiano

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se reunió este lunes en La Habana con la delegación del Gobierno de Colombia que negocia un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC y expresó el respaldo de Washington al proceso, dijo un funcionario colombiano.

Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno colombiano para los diálogos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aseguró que el encuentro de Kerry con las autoridades de Colombia fue “muy productivo”.

De la Calle agradeció el apoyo estadounidense a los diálogos y dijo que el país norteamericano ayudará con la seguridad de los rebeldes que dejen las armas y, junto con Noruega, ayudará en el desminado de la zona que ocupan las FARC.

Kerry viajó a La Habana como parte de la comitiva que acompaña al presidente Barack Obama en su histórica visita.

Después de la reunión con la delegación del Gobierno colombiano, Kerry mantenía el lunes el primer encuentro de un secretario de Estado norteamericano con delegados de las FARC desde que comenzaron las negociaciones hace más de tres años.

El Gobierno colombiano y las FARC discuten el cese bilateral y definitivo al fuego, en busca de poner fin al conflicto armado más longevo de Latinoamérica que ha dejado más de 220 000 muertos y millones de desplazados.

A pesar de los obstáculos en los tres años de negociación, ambas partes han logrado acuerdos sobre mecanismos para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, la transformación de la guerrilla en un partido político, justicia, lucha contra el narcotráfico, desminado y búsqueda de desaparecidos.

Ambas partes tenían previsto firmar el 23 de marzo un acuerdo definitivo de paz, pero admitieron recientemente que no será posible porque aún quedan temas pendientes.

(Con información de Reuters)