VIVIRAS POR SIEMPRE COMANDANTE.

Por  Radhamés Bonilla

Fidel se ha querido despedir de Cuba.

Fidel se ha querido despedir del mundo. 

No tiene otra lectura su declaración publicada en  los principales medios

del mundo.

Parece admitir que las  normas de la biología casi lo han vencido. 

Ha sido sincero y veraz, como todo gran revolucionario, al reconocer que  la genética ya van cediendo a las reglas del tiempo.

Pero Fidel no se ha despedido de la historia, pues hace tiempo entró en ella como otros grandes.

Lo evidencia la brillantez de sus ideas, siempre innovadoras, previendo el futuro, que prueba que los grandes jamás se despiden.  

Porque,  aun no quieran  afortunadamente unos pocos, Fidel es  y siempre será una figura irrepetible y sin similar relevo.

 El parece haberse despedido de  sus compañeros del Partido, con su convicción  de que ya no hay regreso para estar presente en el próximo congreso en cinco años, pues tiene plena conciencia y no traiciona su honestidad, pues sabe  que ya el tiempo se acaba. 

Y se  infiere despedida en su declaración, porque no se engaña a sí mismo, y sabe que ya a su edad los años  son como días y que los días son como segundos. 

Y luce el haberse despedido, porque sabe que la ruta hacia el panteón de la historia que un día le  espera, y donde solo yacen  los grandes, se le hace  cada vez mas. 

 Pero ni  su legado, ni  su aporte político y social, ni su buen ejemplo,  ni su valor personal, ni todos los riesgos que ha vencido para sobrevivir de sus enemigos, ni su  permanente lucha contra la injusticia social y porque preservemos un planeta que nos pertenece a todos,  jamás se irían con él. 

Porque Fidel deja todo ese legado  a la historia, donde vivirá para siempre, pues tuvo el mérito de predicar sus ideas a costa de su vida, las  que para bien de la humanidad les sobrevivirán. 

Rendirle ahora antes de que físicamente se nos vaya los mayores honores, a sabiendas de que ni los sugiere ni los quiere, sería el mejor regalo que le haría un pueblo bien agradecido y un mundo que  por él aún no ha perdido la esperanza. 

Mas que un ¡ADIOS FIDEL!, sería mejor encumbrar nuestra voz y decir:

¡ SALUDOS COMANDANTE!, y preguntarte:

¿Quién dijo que te vas? 

Es inaceptable tu sugerencia. 

Porque contigo no hay espacio para las despedidas.

Y porque  ningún hombre-historia jamás se ha despedido.     

Pues tu, entre ellos,  vives y vivirás como aún viven los Platón, los Mandela, los  Lincoln, los  Luther King, los Bolívar, los Martí,  los Chavez y otros tantos que  nos simulan a todos haberse muerto.

Sin duda alguna: 

¡ Aun Vives Comandante!

¡ Y vivirás para siempre !.

(rb)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s