14 Historias románticas a la #cubana

¿Quién no suspiró alguna vez con los encendidos poemas de Villena? ¿Qué joven no aspiró a ocupar el papel de Tina frente a los ojos de Mella? ¿Qué revolucionaria no se imaginó como una Vilma intrépida junto a Raúl por la Sierra Maestra? Conozca aquí 14 historias de amor de algunos de nuestros cubanos y cubanas más ilustres.

Dailene Dovale de la Cruz
digital@juventudrebelde.cu
14 de Febrero del 2017 13:17:11 CDT

Manos enlazadas, un beso tímido y la primera confesión de amor marcan la vida de los seres humanos. Incluso los protagonistas de heroicas hazañas, alguna vez sintieron estallar el corazón ante la presencia del ser amado.

¿Dónde se conocieron? ¿Qué les unió? ¿Cuánto sacrificaron en pos de un deber mayor? Historias con distintos finales. Algunos felices, otros marcados por la tragedia. Eso es lo que JR propone hoy, 14 de febrero: un viaje por algunas de las historias de amor más apasionantes de la Historia de Cuba.

1. Vilma y Raúl

Su romance no surgió de un flechazo momentáneo o un capricho adolescente. Al contrario. Vilma llegaba a los 28 años y él a 27 cuando se conocieron.

No fue en Santiago (aun cuando él estudió en aquella ciudad durante la infancia). No los unió la universidad o un lugar de moda. México atestiguó su primer encuentro.

Aunque compartieron ideales similares y hasta cierta complicidad en medio de la Sierra, según confesó la propia Vilma a La Jiribilla, ella no interiorizó hasta muy tarde la llamita que surgía entre ambos.

«Raúl dice que lo embrujé cantando. Yo interpretaba viejas canciones cubanas que a él le gustaban mucho. Recuerdo que prefería aquella que dice: ‘dame un beso y olvida que me has besado; yo te ofrezco la vida si me la pides; que si llego a besarte como he soñado ha de ser imposible que tú me olvides…’ A él le encantaba esa canción.

«Como yo nunca me había enamorado, no sabía qué era estar enamorada. Además me preocupaba que podía hacerle daño a Raúl, pues todos se daban cuenta de lo que él sentía, pero yo no estaba segura. Aunque era jaranero, conmigo siempre fue muy correcto, y serio. Mi mamá estuvo una vez con nosotros en el campamento y me preguntaba si no había alguien… Ella estaba loca porque yo me casara, para tener nietos pronto, pero no me decidía. Además, pensé: ¿bebés en medio de la lucha? ¡Qué va!», dijo Vilma Espín a la periodista Nirma Acosta.

[Recomendamos la lectura de la entrevista Boda rebelde: Vilma y Raúl]

Raúl y Vilma contraen matrimonio en Santiago de Cuba, el 26 de enero de 1959. Foto: Cubadebate

2. Gerardo y Adriana

El 20 de octubre de 1986 aquella parada de la 32 en la Rampa habanera atestiguó un flechazo de película. Allí se conocieron Gerado Hernández Nordelo y Adriana Pérez O Connor.

Si la timidez hubiese hecho de las suyas quizás nunca hubiesen iniciado una de las relaciones contemporáneas más conmovedoras de nuestra historia reciente. Por suerte para ambos y para quienes admiramos su amor, Gerardo decidió no dejarla escapar e ir a la misma parada con la esperanza de conquistarla.

Al inicio hablaron de los estudios, la música… cualquier tema para romper el hielo, hasta que ella también se enamoró de aquel estudiante del Instituto Superior de Relaciones Internacionales. Contrajeron matrimonio el 15 de julio de 1988.

Gerardo Hernández y sus cuatro amores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s