El senador estadounidense Marco Rubio visita Haití en medio de crisis nacional

imagen

Sigue leyendo

VIDEO | Capturado Juan Planchart por planificar un robo de mil millones de dólares a Venezuela

COMPARTIR

ÚN.- El vicepresidente Sectorial para la Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez informó este lunes que Juan Planchart fue capturado por estar implicado en la planificación de un robo de mil millones de dólares en Venezuela.

En declaraciones ofrecidas por VTV, indicó que el terrorista paramilitar, alias “Necoclí” jefe de “Los Rastrojos también fue capturado y Planchart (quien es primo del diputado en desacato Juan Guaidó) confesó ante las autoridades mantener contacto con Leopoldo López . “Era consultor legal de una empresa rusa que habría violado acuerdos de confidencialidad para robar recursos de Venezuela y hasta promover sanciones de EE.UU. a través de Leopoldo López”, explicó Rodríguez.

“Planchart es abogado de Rosneft y violó su confidencialidad. Le dio datos de participación y operaciones a Leopoldo López”, manifestó al tiempo que indicó que el capturado confirmó que la persona detrás del alias “Iron Man”, “Gavilán”, “Monstruo” y “LL” es Leopoldo López.

“La derecha se está agrediendo entre ellos para saber quién se queda con los recursos económicos que les pertenecen a Venezuela”, dijo.

De acuerdo con pruebas obtenidas de los teléfonos de Roberto Marrero, Planchart había ofrecido información confidencial que le permitiría tener acceso a fondos de dos fuentes, que sumaban 1 mil millones de dólares, relacionados con operaciones de la refinería Refidomsa.

Este complejo procesa crudo venezolano suministrado a través del programa de Petrocaribe (diseñado por el expresidente Hugo Chávez) de facilidades de acceso y pago que ha beneficiado por más de una década a las naciones del Caribe. La refinería es propiedad del gobierno dominicano, con un 51 por ciento de las acciones, y de PDVSA con un 49 por ciento.

Vea aquí la explicación del ministro sobre la implicación de Planchart:

 

 

ULTIMO MINUTO, Marco Rubio conspira por una condena a #Venezuela en próxima cumbre de la AEC

De acuerdo con los informantes, Rubio propondrá  a los presidentes de República Dominicana, Bahamas, Haití, Jamaica y Santa Lucía, que esta condena contra el Gobierno de Venezuela sea adoptada en la VIII Cumbre de Jefes de Estados y Gobierno y de la XXIV Reunión del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), que se celebrará la próxima semana en Managua, Nicaragua, y contará  con la participación de 25 naciones miembros, 10 estados asociados y representantes de 28 países observadores de todo el mundo.

Las fuentes indicaron que Rubio se vio obligado a coordinar tal estrategia al ser reprochado a lo interno del Partido Republicano por el fracaso del “show del senador en las fronteras colombo venezolana” y sus criticados tuits.

¿Por qué hay que culpar a Cuba de los fracasos de EE.UU. en Venezuela? Por Iroel Sánchez

Durante la Guerra Fría, el gobierno estadounidense esgrimió la amenaza soviética para justificar su intervencionismo en Latinoamérica, y hasta alguna lógica tenía porque, a pesar de que las intervenciones estadounidenses al Sur de sus fronteras son muy anteriores a la existencia de la URSS. En recursos energéticos, territorio, población y poderío militar la Unión Soviética era un rival cuyas magnitudes facilitaban la tarea de convertirla en el “gran enemigo de la democracia en las Américas”.

Al interior de los Estados Unidos, el mismo pretexto sirvió para el más feroz anticomunismo que alcanzó sus cuotas más altas en los años cincuenta del Siglo XX con las persecuciones macartistas tan bien testimoniadas por la dramaturga Lilian Helman en su libro Scoundrel Time. Sigue leyendo

El agente Bolsonaro

Publicado: Miércoles 27 marzo 2019 | 01:42:14 am.
Autor:
 

Para participar de las fechorías de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a Jair Bolsonaro no le hizo falta entrenar en la Granja, instalación destinada a formar a esa cuadrilla. Entró por la puerta amplia y dicen que le han entregado una identificación de agente honorable.

No podía esperarse menos de quien desde antes de colocarse la banda presidencial ya vociferaba su admiración (amor) por Estados Unidos.

Bolsonaro, conocido bien aquí por sus disparatadas intervenciones sobre los médicos cubanos, estaba ansioso por conocer la Casa Blanca y decirle al oído al Presidente norteamericano que en él tiene su fan número uno. La prensa ya lo reconoce como el Donald Trump brasileño.

Él viene a ser una calcomanía «trumpiana», pues no solo coinciden en su ultraderechismo, ambos son racistas, xenófobos, misóginos y tienen la misma predilección por el armamentismo. Pero, ¿qué supone la incorporación del mandatario a la inmensa lista de espías e injerencistas a merced de Washington?

Al parecer, de cierto modo este acercamiento entre ambos personajes cuestiona las leyes físicas y da a entender que polos iguales hasta cierto punto se atraen, porque no es menos cierto que la actitud servil del brasileño no es del todo correspondida por su par anglosajón.

Empero, para el yanqui constituye una fortaleza para su política exterior, basada en la mentira y el chantaje, tener un escucha en foros tan significativos como el Brics (conjunto de países formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, considerados economías emergentes), del cual el gigante sudamericano es miembro. Trump, de seguro, querrá minar la organización de economías emergentes, que le hace frente a su proteccionismo y a su «America first», con la no utilización del dólar en sus transacciones con otros países como es el caso de Rusia.

Asimismo, se suma a la pléyade de perritos falderos que alienta EE. UU. en Latinoamérica, los cuales tienen la mira en Venezuela como expresión de complicidad con el gigante de las siete leguas, lo cual, ciertamente, resquebraja la integración de la región promovida por los gobiernos de izquierda y progresistas.

La sumisión está consumada. La reciente liberación de la base de cohetes de Alcántara para ser utilizada por el Pentágono y otros países, pese a la negativa del Ejército de Brasil, lo confirma.

En la recién concluida visita de Estado a Estados Unidos se reunió con lo más recalcitrante de ese país, y pidió asesoría a Steve Bannon, exasesor de la campaña Trump, cuando conoce que su popularidad ha decrecido desde el pasado enero.

Pese a eso, el Gobierno federal acomete políticas en detrimento de las mayorías necesitadas, pretende privatizar las empresas decisivas del país y reduce las ayudas económicas para las familias brasileñas.

Para nada Jair le hace honor a su segundo nombre, Messías, pues en vez de salvador, se ha convertido en quien pudiera colocar a la nación en jaque mate. Las disparidades raciales y sociales a lo interno pueden generar un conflicto, máxime si se tiene en cuenta que Brasil se sitúa entre los diez países más desiguales del mundo y que sus servicios educativos y de salud van en decadencia.

Una imagen dice más que mil palabras, tan descriptiva es la publicada por varios medios de comunicación en la que se encuentran Trump y Bolsonaro sonriendo en el interior del despacho oval. El neoliberalismo los cría y el diablo los junta.

Tan complejos como andan los tiempos y al ser el Presidente brasileño tan halagador, no dude usted de que quizá su próxima medida sea construir un muro en sus fronteras como muestra de respaldo a su ídolo norteamericano.

Asociación de Estados del Caribe se reúne este miércoles en Nicaragua

Asociación de Estados del Caribe

Autor: Abel Rojas Barallobre Publicado: 21/09/2017 | 06:51 pm

Managua, marzo 26.— Este miércoles, la Asociación de Estados del Caribe (AEC) realiza en esta capital nicaragüense la reunión preparatoria de la XXIV Reunión Ordinaria de su Consejo de Ministros, cuyo objetivo será tratar temas de fortalecimiento de la cooperación regional y del proceso de integración.

El encuentro  de los 25 países miembros de la AEC está programado para el jueves 28 de marzo, y en él también se abordarán temas de desarrollo de turismo sostenible y transporte entre los países miembros de la Asociación, para facilitar el transporte comercial que permita agilizar el tránsito de carga pesada.

Además, la AEC buscará emitir una declaración sobre cambio climático que comprometa a las naciones a cumplir con los estatutos de preservación de la naturaleza.

Los 25 países miembros de la AEC y sus aliados apuestan por fortalecer los lazos comerciales durante los próximos tres años, lo que implicaría mayor intercambio de productos, en especial, granos básicos, café y carne bovina, informó el corresponsal de HispanTV en Managua.

La Asociación de Estados del Caribe es la organización para la consulta, la cooperación y la acción concertada en la esfera del comercio, el transporte, el turismo sostenible y los desastres naturales en el Gran Caribe.

Sus Estados miembros son Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, México, Jamaica, Nicaragua, Panamá, St. Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, y Venezuela.

Nicaragua ocupa la presidencia pro tempore 2018-2019 de la Asociación de Estados del Caribe, que este año cumple su 25 aniversario, y los Jefes de Estado y/o de Gobierno tendrán la Cumbre el viernes 29 de marzo.

 

Prosur con vientos del Norte

Trump y sus marionetas sudamericanas en Chile. Foto: Resumen Latinoamericano
Trump y sus marionetas sudamericanas en Chile. Foto: Resumen Latinoamericano

Frustrados, quizá, por los fracasos en su plan contra Venezuela y por no lograr los resultados exigidos por la administración de Donald Trump, varios mandatarios, representantes de la derecha y ultraderecha sudamericana, acaban de firmar un documento para crear lo que llamaron Foro para el Desarrollo de América del Sur (Prosur).

Al margen de los objetivos de consolidar la aplicación de políticas de derecha en la región; fortalecer el plan de privatizaciones, paquetazos y otras medidas contra los más desposeídos, la naciente institución tiene en su mira inmediata acabar con Unasur y de paso fracturar la unidad de los países de esa región, además de continuar fomentando, bajo la égida de Washington, todo tipo de acciones contra Venezuela, la Revolución Bolivariana y el presidente constitucional Nicolás Maduro.

La sede no pudo ser mejor y el anfitrión perfecto: Chile y su presidente Sebastián Piñera. Y si algo falta a esta apreciación, dejemos que sea Juan Guaidó, el impostor autoproclamado presidente interino de Venezuela, quien con su explicación a los convidados del porqué no pudo asistir a la cita nos aclare la naturaleza del encuentro: «Agradezco la invitación de países hermanos a ser parte de este día histórico en la unión de nuestros pueblos. Nos encontramos organizando a toda Venezuela para cesar la usurpación, que será el triunfo de la democracia, la libertad y el retorno de la estabilidad en América del Sur», tuiteó.

Ese es el escenario donde nace Prosur con vientos que soplaban del Norte, un engendro cuyo objetivo se fundamenta en destruir la Unasur, organización fundada en 2008, que agrupaba a todos los países de esa área geográfica y que creó muchas expectativas de solidaridad, unión y desarrollo común, durante los gobiernos progresistas de Cristina Fernández en Argentina, Lula y Dilma en Brasil, Evo Morales en Bolivia, Hugo Chávez en Venezuela, y Rafael Correa en Ecuador.

Ahora la derecha y la extrema derecha han creído que llegó su momento y saben muy bien que, aprovechando las debilidades de la izquierda, recibiendo el apoyo total por parte de Estados Unidos y fracturando lo que fue una incipiente unión sudamericana y latinoamericana, pueden avanzar más rápido en sus objetivos.

Destruir Unasur, dividir la Celac, hacer colapsar Petrocaribe, equivale, para esa extrema derecha y sus amos del norte, a un triunfo que será bien remunerado, donde los Pompeo, Bolton, Marco Rubio, Elliot Abrams y el propio Trump no escatiman esfuerzos para esos propósitos.

El otro objetivo de Prosur es echar abajo la Revolución Bolivariana y el gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro. Quizá por ello la insistencia en que Guaidó asistiera a la cita de Chile.

Allí se encontraban Mauricio Macri, con su Argentina entregada a los designios del Fondo Monetario Internacional;  el brasileño Jair Bolsonaro, tildado como el «Trump del trópico», el mismo que a su llegada a la capital chilena dijo que «intentará junto a los demás presidentes sudamericanos sellar el final de Unasur».

También concurrió Iván Duque, con las riendas de una Colombia en la cual mueren cientos de líderes sociales e indígenas sin que se haga justicia y donde el propio presidente insiste en echar abajo los Acuerdos de Paz firmados con las FARC y, por supuesto, el anfitrión Sebastián Piñera, absorto en el fomento de una derecha subordinada a Washington de tal manera que hasta regaló al presidente Trump una bandera estadounidense con la chilena pequeñita insertada, que da la imagen de aspirar a ser una estrella más de ese estandarte.

Mención aparte para Lenín Moreno, el presidente ecuatoriano, el mismo que ya desalojó a la Unasur de su sede construida en el llamado centro del mundo, cerca de Quito, y que decidió echar abajo el monumento a ese grande de la integración sudamericana, Néstor Kirchner.

También formaron parte del convite desintegrador de la unidad de América del Sur, los presidentes de Perú y Paraguay, sin mucho protagonismo, pero fieles peones de lo que diga Washington.

La historia recogerá muy pronto el nombre de estos personajes como perfectos comodines de la administración Trump, empeñada en volver a la época de la Doctrina Monroe con Latinoamérica como su patio trasero.