Renuncia el jefe de Aduanas y Protección Fronteriza ante denuncias de maltrato a niños inmigrantes

Niños migrantes afuera del albergue temporal de Homestead (Florida) para niños no acompañados

El jefe interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) ha renunciado este martes ante la crisis provocada por el descubrimiento de las condiciones precarias en las que se encuentran niños migrantes albergados en una de estación de la agencia en Texas.

En un mensaje a sus empleados, Sanders dijo que dejaría el cargo el 5 de julio. No dio una razón de su salida.

Horas después de que se hiciera pública la noticia de la salida de Sanders, dos funcionarios bajo condición de anonimato dijeron a la agencia AP que su reemplazo sería Mark Morgan, nombrado el pasado mayo como director interino del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus iniciales en inglés).

En una entrevista la semana pasada, Sanders culpó a los problemas de detención por falta de dinero. Pidió al Congreso que aprobara un proyecto de ley de fondos de emergencia de 4.500 millones de dólares para hacer frente a la crisis, un asunto que la Cámara de Representantes planeaba tomar el martes.

En la Casa Blanca, Trump dijo que no le pidió a Sanders que renunciara. El presidente defendió a las autoridades fronterizas de EEUU: “Las leyes son tan malas y las reglas y leyes de asilo tan malas que nuestra gente de la Patrulla Fronteriza, que es tan increíble, no tiene permitido hacer su trabajo”.

El aumento sin precedentes de las familias de migrantes ha dejado a los centros de detención de inmigrantes de los EEUU atestados y ha gravado la capacidad del gobierno para proporcionar atención médica y otra atención.

La administración Trump ha enfrentado una gran cantidad de críticas en los últimos días por las condiciones dentro de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, reportadas por primera vez por The Associated Press: comida inadecuada, falta de atención médica y niños mayores que tratan de cuidar a los niños pequeños.

En un caso reportado en Clint, los abogados dijeron que un niño de 2 años sin pañal estaba siendo vigilado por niños mayores. Varios jóvenes tenían gripe. Muchos se separaron de los miembros de la familia extendida como tías y tíos que los llevaron a la frontera; otras eran madres adolescentes con bebés.

Pero casi al mismo tiempo que Sanders anunció su renuncia, su agencia dijo que los funcionarios habían trasladado a más de 100 niños a la estación.

Anteriormente, el director de operaciones de CBP, Sanders, fue nombrado comisionado interino en abril luego de que el líder anterior de la agencia, Kevin McAleenan, se convirtiera en secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional. Otras agencias clave del DHS también tienen directores interinos o interinos, incluidos el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos y los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos.

REDADAS DE ICE, RETRASADAS

El sábado, ICE retrasó una operación planificada desde hace mucho tiempo para barrer ciudades de los Estados Unidos y arrestar a cientos de personas acusadas de burlarse de las órdenes de salir del país, días después de los tweets de Trump sobre la operación que alarmó a las familias inmigrantes y defensores. El ex director interino de ICE, Thomas Homan, un aliado de la administración de Trump, luego fue a la televisión para acusar a McAleenan de filtrar información sobre la operación porque se opuso a la misma.

CBP es la agencia que detiene y detiene por primera vez a padres y niños migrantes que cruzan la frontera con México.

Las instalaciones de CBP en la frontera mexicana se construyeron casi todas cuando la mayoría de las personas que cruzaban ilegalmente la frontera eran adultos solteros. Ahora, la agencia está deteniendo a decenas de miles de padres e hijos semanalmente. Se registraron 84,500 aprehensiones de adultos y niños que viajaban juntos en mayo.

Seis niños han muerto desde el año pasado luego de ser detenidos por agentes de la frontera. Se cree que al menos dos murieron por complicaciones de la gripe, entre ellos un joven de 16 años que fue dejado dormir en un banco de concreto dentro de una estación de la Patrulla Fronteriza.
“La muerte de un niño siempre es algo terrible, pero aquí hay una situación en la que, debido a que no hay fondos suficientes … no pueden sacar a la gente de nuestra custodia”, dijo Sanders.

A raíz de la renuncia de Sanders, el representante demócrata Bennie G. Thompson de Mississippi, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, criticó las políticas de inmigración del gobierno y los “malos actores de la Casa Blanca”.

“Simplemente no hay excusa para las horribles condiciones en que se encuentran recluidos los niños y las familias en la frontera”, dijo.

LAS DENUNCIAS EN EL CENTRO CLINT, TEXAS

Un reporte de Associated Press indicó que en una visita de legisladores al centro de Clint que niños mayores cuidaban de otros más pequeños e incluso que otros estaban en malas condiciones de salud y sometidos a espacios poco apropiados. NBC solicitó comentarios de la Casa Blanca, por lo que se espera que en breve se pronuncie al respecto.

La renuncia de Sanders, quien llevaba en el puesto solo 2 meses, se produce días después de que saliera a la luz que en un centro de detención de menores migrantes en Texas, tres niñas de entre 10 y 15 años se turnaban para cuidar a un bebé de dos años, además de otras situaciones infrahumanas. Esas denuncias provocaron que 300 de los menores fueran trasladados este lunes a otras instalaciones para recibir un mejor cuidado.

El niño estaba enfermo, su diminuta playera estaba cubierta de mucosidades, no traía pañal y sus pantalones estaban mojados. Aparte de las niñas, no había nadie que lo cuidara, denunciaron abogados que visitaron el centro, según ha reportado la agencia de noticias The Associated Press.

“En mis 22 años de visitar a niños en centros de detención nunca había escuchado de este nivel de inhumanidad”, dijo Holly Cooper a la agencia citada, un abogado que representa a menores detenidos. “Ver a nuestro país en este crisol donde hemos abandonado a los niños y hemos fallado en reconocer su humanidad, ojalá y sea una llamada de atención para que cambie”.

En este centro, localizado en Clint, cerca de la ciudad fronteriza de El Paso, un grupo de abogados involucrados en el caso Flores, acerca de las condiciones en las que los niños y familias migrantes son detenidos, entrevistaron a 60 menores. El centro alberga unos 250 niños, adolescentes e infantes.

Los abogados habían negociado el encuentro con la Patrulla Fronteriza, quienes desde hace tres semanas sabían que habría una visita.

Muchos de los niños que entrevistaron habían llegado solos a la frontera entre México y Estados Unidos, pero algunos habían sido separados de sus guardianes adultos como tíos y tías, dijeron los abogados según The Associated Press.

La ley exige que los niños no sean retenidos por la Patrulla Fronteriza por más de 72 horas, tras lo cual deben ser transferidos a la custodia del Departamento de Servicios Humanos y Salud, pero los abogados dijeron que habían encontrado algunos que habían pasado hasta 27 días detenidos.

Muchos dijeron que habían sido retenidos en las instalaciones cercanas a El Paso por más de 72 horas.

Aduanas y Protección Fronteriza no respondió de inmediato a las acusaciones sobre las condiciones, pero en los últimos meses ha repetido que sus recursos se encuentran agotados y sus capacidades al borde del colapso.

Las acusaciones sobre las condiciones dentro de las instalaciones de Clint son las últimas quejas sobre maltrato a inmigrantes en un momento en el que la llegada de familias y niños migrantes ha sobrepasado los registros de la última década.

Las instalaciones del gobierno están superpobladas y siete niños inmigrantes han muerto desde fines del año pasado luego de ser detenidos por la administración Trump.

LA GOTA QUE COLMÓ EL VASO

Una madre adolescente con un bebé prematuro fue encontrada la semana pasada en un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas, después de haber sido retenida durante nueve días.

La administración Trump ha estado batallando para encontrar sitios donde detener a los migrantes, a medida que se agudizan las críticas de los defensores de migrantes y el Partido Demócrata.

Recientemente, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) anunció que comenzaría a utilizar una polémica cárcel privada denunciada por sus condiciones inhumanas para detener a solicitantes de asilo.

Al mismo tiempo, el Departamento de Salud anunció su plan para albergar a niños migrantes no acompañados en una base militar que sirvió como centro de concentración de prisioneros de guerra en la Segunda Guerra Mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s