Posicionamiento del Gobierno de México sobre el anuncio de la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton

Comunicado No. 088

El Gobierno de México lamenta la decisión de Estados Unidos de aplicar por primera vez en la historia el Título III de la Ley Helms-Burton, que permitirá a ciudadanos estadounidenses interponer demandas, a partir del 2 de mayo, en contra de empresas que hagan uso de propiedades confiscadas después de la Revolución cubana en 1959.

La medida puede afectar a empresas extranjeras que hacen negocios en y con Cuba, por lo que el Gobierno de México protegerá a las empresas mexicanas que hacen o tienen interés en hacer negocios con Cuba y que pudieran ser afectadas.

Como lo ha hecho históricamente, México rechaza la aplicación de leyes comerciales unilaterales con carácter extraterritorial, pues violan las normas del derecho internacional.

En este sentido, México refrenda su apoyo al fin del bloqueo económico y comercial impuesto contra Cuba.

#EEUU anuncia nuevas sanciones contra #Cuba, #Venezuela y #Nicaragua.

Los Estados Unidos arremete contra los Gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

En una nueva ola de sanciones, se apertura el controversial Capítulo tercero de la Ley Helms-Burton cubana, cual permite levantar más de 300 mil demandas a empresas extranjeras con inversiones en la isla y se sanciona unilateralmente al Banco Central de Venezuela (BCV) y Bancorp de Nicaragua.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton anunció esta mañana en Miami la apertura del Capítulo tercero de la Ley para la Libertad o Helms-Burton, cual permite que ciudadanos norte-americanos y cubanos nacionalizados puedan imponer demandas en cortes estadounidenses contra compañías foráneas con inversiones en la Isla de Cuba, una decisión considerada por expertos como extraterritorial.

Sigue leyendo

El agente Bolsonaro

Publicado: Miércoles 27 marzo 2019 | 01:42:14 am.
Autor:
 

Para participar de las fechorías de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a Jair Bolsonaro no le hizo falta entrenar en la Granja, instalación destinada a formar a esa cuadrilla. Entró por la puerta amplia y dicen que le han entregado una identificación de agente honorable.

No podía esperarse menos de quien desde antes de colocarse la banda presidencial ya vociferaba su admiración (amor) por Estados Unidos.

Bolsonaro, conocido bien aquí por sus disparatadas intervenciones sobre los médicos cubanos, estaba ansioso por conocer la Casa Blanca y decirle al oído al Presidente norteamericano que en él tiene su fan número uno. La prensa ya lo reconoce como el Donald Trump brasileño.

Él viene a ser una calcomanía «trumpiana», pues no solo coinciden en su ultraderechismo, ambos son racistas, xenófobos, misóginos y tienen la misma predilección por el armamentismo. Pero, ¿qué supone la incorporación del mandatario a la inmensa lista de espías e injerencistas a merced de Washington?

Al parecer, de cierto modo este acercamiento entre ambos personajes cuestiona las leyes físicas y da a entender que polos iguales hasta cierto punto se atraen, porque no es menos cierto que la actitud servil del brasileño no es del todo correspondida por su par anglosajón.

Empero, para el yanqui constituye una fortaleza para su política exterior, basada en la mentira y el chantaje, tener un escucha en foros tan significativos como el Brics (conjunto de países formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, considerados economías emergentes), del cual el gigante sudamericano es miembro. Trump, de seguro, querrá minar la organización de economías emergentes, que le hace frente a su proteccionismo y a su «America first», con la no utilización del dólar en sus transacciones con otros países como es el caso de Rusia.

Asimismo, se suma a la pléyade de perritos falderos que alienta EE. UU. en Latinoamérica, los cuales tienen la mira en Venezuela como expresión de complicidad con el gigante de las siete leguas, lo cual, ciertamente, resquebraja la integración de la región promovida por los gobiernos de izquierda y progresistas.

La sumisión está consumada. La reciente liberación de la base de cohetes de Alcántara para ser utilizada por el Pentágono y otros países, pese a la negativa del Ejército de Brasil, lo confirma.

En la recién concluida visita de Estado a Estados Unidos se reunió con lo más recalcitrante de ese país, y pidió asesoría a Steve Bannon, exasesor de la campaña Trump, cuando conoce que su popularidad ha decrecido desde el pasado enero.

Pese a eso, el Gobierno federal acomete políticas en detrimento de las mayorías necesitadas, pretende privatizar las empresas decisivas del país y reduce las ayudas económicas para las familias brasileñas.

Para nada Jair le hace honor a su segundo nombre, Messías, pues en vez de salvador, se ha convertido en quien pudiera colocar a la nación en jaque mate. Las disparidades raciales y sociales a lo interno pueden generar un conflicto, máxime si se tiene en cuenta que Brasil se sitúa entre los diez países más desiguales del mundo y que sus servicios educativos y de salud van en decadencia.

Una imagen dice más que mil palabras, tan descriptiva es la publicada por varios medios de comunicación en la que se encuentran Trump y Bolsonaro sonriendo en el interior del despacho oval. El neoliberalismo los cría y el diablo los junta.

Tan complejos como andan los tiempos y al ser el Presidente brasileño tan halagador, no dude usted de que quizá su próxima medida sea construir un muro en sus fronteras como muestra de respaldo a su ídolo norteamericano.

Adiós #Guaidó

Por: Angel Guerra Cabrera

La agresión de potencias extranjeras brinda a los pueblos en revolución la posibilidad de elevar su conciencia política y autoestima, aumentar su voluntad y cultura de resistencia y comprobar su capacidad de vencer a enemigos muy poderosos. O se fortalecen frente a la intervención, o son derrotadas por ella y por la contrarrevolución.

El pueblo venezolano se ha fogueado en casi dos décadas de fiera hostilidad del imperialismo de Estados Unidos, sus aliados y lacayos. Ha sido atacado en múltiples frentes como la guerra económica, la guerra mediática y la guerra eléctrica, en el contexto de la táctica de golpe continuado y guerra irregular, o híbrida. Pero ha salido victorioso y con la moral alta después de cada ataque.

Las últimas dos grandes arremetidas del gobierno colonialista y neofascista de Donald Trump contra Venezuela han resultado un completo fracaso. Pero la pandilla de maleantes encargada de la política imperial hacia América Latina y el Caribe llegó a soñar con que el liderazgo del presidente Nicolás Maduro y el edificio de la Revolución Bolivariana implosionarían el 23 de febrero, o que, en el peor de los casos, lo harían a consecuencia del mayor y más prolongado sabotaje terrorista contra el sistema electro energético de Venezuela y, probablemente, de nación alguna, que apagó al país casi una semana. O debido a las dos embestidas sumadas.

De lo que sí no hay duda es de que ambas agresiones han ocasionado graves consecuencias económicas y humanas en una población sometida ya a los rigores de la guerra económica y al estrés generado por una de las más intensas y prolongadas campañas de terrorismo comunicacional contra un país.

Hay que insistir en la considerable envergadura de la victoria del 23F, una proeza del chavismo civil y militar, que unido y cohesionado impidió la introducción con derroche de violencia paramilitar y mercenaria de la llamada ayuda humanitaria a través de las fronteras terrestres. El chavismo derrotó una tremenda amenaza de violación de la soberanía venezolana por parte de Estados Unidos, de varias naciones europeas y de los gobiernos lacayos del imperialismo en nuestra región.

El gran apagón fue planeado y ejecutado desde las entrañas del imperialismo yanqui, aunque al parecer con cooperación desde adentro del sistema eléctrico venezolano. El modus operandi del grupo neofascista compuesto por Trump, Pence, Bolton, Pompeo,  Rubio y Abrams, durante esos días y los anteriores, evidencia que el sabotaje formaba parte del plan de guerra sicológica previo a la eventual intervención militar, que estaban informados en detalle sobre él y que trataron de sacar el máximo provecho de la gravísima situación creada para sus planes de derrocamiento de Maduro.

Venezuela no ha vivido una tragedia de gran proporción en estos días de apagón gracias al heroísmo, el temple, la paciencia, la disciplina, la solidaridad mutua y la alta conciencia patriótica de la unidad cívico-militar.

Si con la agresión del 23F no lograron quebrar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ni al chavismo civil, con el sabotaje terrorista no consiguieron caotizar ni desarticular al pueblo ni crear nada parecido a una rebelión. No había agua ni combustible, la comida se fermentaba, las escuelas y centros de trabajo fueron cerrados, el metro y gran parte del trasporte colapsaron, la atención a los pacientes en algunos hospitales tuvo baches hasta que fueron instalados grupos electrógenos en los que no los tenían. No obstante, no se produjo una sola defunción como consecuencia del apagón aunque las bocinas mediáticas llegaron a mencionar cerca de 300 personas muertas, de ellas 80 recién nacidos.

Y no hubo defunciones porque las autoridades adoptaron medidas drásticas para asegurar la continuidad del servicio en los centros asistenciales. ¿Quién puede negar que este sabotaje constituye un crimen de lesa humanidad del gobierno de Trump?

Por su parte, el payaso títere Guaidó siguió volatilizándose, despareciendo políticamente hasta no poder reunir más que un grupito de personas en la supuesta gran marcha que convocó para el martes 12. Nunca tuvo gran convocatoria, lo suyo es el apoyo yanqui. Pero como escribió Luis Hernández Navarro, la oposición se suicidó cuando el autoproclamado presidente interino pidió la intervención militar estadounidense en su propio país. Aparte de la traición a la patria y la enorme perversidad entrañada en esa solicitud, revela una gran ignorancia sobre la cultura política y los sentimientos patrióticos y antiimperialistas del pueblo venezolano, que no le perdonará su infamia.

Estados Unidos se ha metido en un gran problema y ha arrastrado consigo a la Unión Europea, que ya anda buscando como cautela sus intereses en Venezuela ante el hecho evidente de que Guaidó es el presidente fantasmagórico de un gobierno gaseoso y Maduro se queda, sólidamente enraizado en el pueblo venezolano.

Desventuras del golpista Antonio #Ledezma

Ramón Pedregal Casanova.- La paz en Venezuela es una muralla que escalan y desescalan los mercenarios del imperio estadounidense y sus subsidiarios europeos. La escalan para realizar sus tropelías y desescalan esa muralla de paz tras llevarlas a cabo. Esa es la verdad, mirémos a la madre de ésta, la historia.

“ …la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso del presente, advertencia de lo por venir.”

Don Quijote de La Mancha. Primera parte, capítulo IX. Miguel de Cervantes.

Sigue leyendo

Surge un supuesto grupo paramilitar cuyo primer blanco militar es Manuel #Zelaya

Dick Emanuelsson. LQSomos. Diciembre 2017

Honduras. Hace unas horas nos llegó, a través de una fuente informativa, el aviso de la creación de un supuesto grupo paramilitar, autodenominado Fuerzas Armadas Paramilitares de Honduras (FAPH). En su comunicado, con fecha 15 de diciembre de 2017, informa que el primer blanco militar será el ex presidente de Honduras, Manuel ´Mel´ Zelaya Rosales, el actual coordinador de la Alianza Opositora contra la Dictadura.

Las FAPH acusan a las FFAA y el cuerpo policial por complicidad en las actividades de “los dirigentes de la izquierda de Honduras” y les dan “48 horas a las fuerzas regulares del orden para que tomen el control”.

Sigue leyendo