Antiterrorista cubano #Fernando González visita Casa museo del #Che en Córdoba

El luchador antiterrorista Fernando González Llort, Héroe de la República de Cuba, visitó hoy la Casa Museo donde vivió el guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara, en Alta Gracia, Córdoba.

Sigue leyendo

#Fernando González, el héroe cubano que no guarda rencor

German Marte

Tomado de: El Día

Santo Domingo.-Pasó 15 años, cinco meses y 15 días prisionero en Estados Unidos por algo de lo cual, lejos de arrepentirse, se siente orgulloso, pues está convencido de que era una causa justa, por el bien de su país, incluso por la seguridad del propio Estado que lo mantuvo en prisión tanto tiempo. Su nombre: Fernando González Llort.

Sigue leyendo

Declaran al Héroe Fernando González Huésped Ilustre de Granma.

El título de Huésped Ilustre de la provincia de Granma le fue conferido en esa región oriental a Fernando González Llort, uno de los Cinco antiterroristas que sufrieron injusta prisión en Estados Unidos.

Fernando afirmó que constituye un honor y un nuevo compromiso el lauro otorgado por el gobierno de la región granmense, donde primero maduraron los rasgos de la nacionalidad cubana.

La Réplica de la Campana del Ingenio La Demajagua, máxima distinción conferida por la Asamblea Provincial del Poder Popular, le fue otorgada a los Cinco en noviembre de 2011, y en su nombre la recibieron Magali Llort y Mirtha Rodríguez, madres de Fernando y Antonio, respectivamente.

Como parte de la lucha por liberar a los Cinco Héroes de la República de Cuba, en Granma se estrenó el 28 de febrero de 2005, la cantata Hijos de la Luz, primera dedicada a ellos en el país.

(Con información de Radio Reloj)

Michael Lapsley, el Padre del libro espejo.

El Padre sudafricano Michael Lapsley presentó esta mañana en la Casa de la Amistad la versión al español de su libro Reconciliarse con el pasado. Un camino desde la lucha por la libertad hacia la sanación.

Al vicepresidente del Consejo de Iglesias de Sudáfrica le faltan las dos manos y la visión de un ojo. En 1990 recibió una carta bomba por pertenecer al Congreso Nacional Africano (ACN según sus siglas en inglés) y denunciar la matanza de niños, la tortura y la detención de jóvenes en el régimen sudafricano de apartheid, que también lo obligó a retirarse a Zimbabue.

Sin embargo, no es el Padre Michael Lapsley un hombre que viva con rencor. Afirma no creer en los castigos, sino en la justicia y en el poder sanador de contar historias. Por eso al regresar a Sudáfrica trabajó como capellán en el Centro de Traumas para las Víctimas de la Violencia y la Tortura, que inspiró la creación en 1998 del Instituto para la Sanación de los Recuerdos del cual es director. Su premisa es que “todos necesitamos ser sanados: por lo que hemos hecho, por los que nos han hecho y por lo que hemos omitido hacer. Esto reza tanto para las personas como para las colectividades y las naciones”.

Cuba tiene un lugar privilegiado en su lucha por la verdad y la justicia, fue el primer Presidente de la Sociedad de Amigos de Cuba FOCUS. Su relación con nuestro país está recogida en uno de los capítulos de su libro Reconciliarse con el pasado. Un camino desde la lucha por la libertad hacia la sanación, una suerte de autobiografía en cuatro partes: El atentado y sus consecuencias, La lucha por la libertad, La transformación en sanador y Una misión de alcance mundial. El miembro del Buró político del Partido Comunista de Cuba Ricardo Alarcón elogió su sacrificio, solidaridad, fuerza de voluntad y sentido del humor.

Esta mañana, en la Casa de la Amistad, el Padre Michael Lapsley cumplió con su sueño de presentar en Cuba Reconciliarse con el pasado en una acto presidido por Ricardo Alarcón de Quesada, Fernando González Llort, Héroe de la República de Cuba y vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, Alicia Corredera Morales, también vicepresidenta del Instituto, Jorge Risquet Valdés, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, el Comandante Víctor Dreke, presidente de la Asociación de Amistad cubano-africana, Caridad Diego Bello, jefa de la Oficina de atención a Asuntos Religiosos del Comité Central del PCC y el Excelentísimo señor Npathal Manana, embajador de la República sudafricana en Cuba.

Laspsley afirmó que si Cuba no existiera deberían inventarla, tal vez porque, como expone en su libro: la mayor de las Antillas le ha enseñado lecciones como el “compromiso con la solidaridad internacional en apoyo a la liberación humana”.

En el encuentro narró cómo para la edición publicada en los Estados Unidos la editorial le pidió que suprimiera una línea en la que afirmaba que en el único lugar de Cuba donde ocurrían torturas era en la Base Naval que el gobierno norteamericano mantiene ilegalmente en la provincia de Guantánamo. El Padre se rehusó a cambiar siquiera una de sus letras, las consecuencias fueron no incluir dos de las fotografías destinadas a la imprenta: una con el Comandante en Jefe Fidel Castro y otra con el Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo, quien es su amigo personal desde 2003.

Aunque en esta ocasión solo fue posible presentar cien ejemplares de la versión en español del texto, el encuentro terminó con el compromiso de Jorge Risquet Valdés para editar el libro con todas sus fotografías y todas sus líneas. Una oportunidad para esperar con ansias pues Reconciliarse con el pasado incita a revisitar recuerdos para impedir que se vuelvan una prisión. Promete dejar de ser autobiografía para convertirse en espejo.

Ramón: Hoy Fernando regresa a la amada patria con la frente en alto y el decoro limpio.

28/02/14

Hoy logró la libertad nuestro hermano Fernando González. ¡Gran alegría y regocijo sentimos por él!

Para nosotros Cinco, esa experiencia la vivimos cada uno como propia. Y es que en verdad es así.

Un día dichoso decidimos unirnos para jamás dejarnos vencer, lo cual es y será ya para siempre.

Recuerdo a Fernando en aquel hueco duro de Miami. Lo que más me impactó de él fue el rostro fruncido y su firmeza ante los intentos de doblegarnos y hacernos cooperar. Otros en cambio, más altos (nunca más grandes) y más fuertes (no de valor), flaquearon y se vendieron.

Esa experiencia de vida es un tesoro que recordaré eternamente.

Con Fernando regresamos todos de alguna manera. En él está también, como en René, la esencia de todos,

Nuestra energía y nuestra forma de pelear y de vencer.

Es una alegría a medias, pues en verdad terminó hasta el último segundo de una sentencia injusta que jamás debió cumplir.

No podemos permitir que ninguno cumpla más esta sentencia injusta. Se lo debemos a Gerardo y a la historia hermosa de nuestro pueblo.

¡La pelea se ha reforzado, el triunfo es cierto!

Hoy Fernando regresa a la amada patria con la frente en alto y el decoro limpio. Nosotros le seguiremos.

Con el abrazo y cariño de pueblo y familia recibe también el nuestro, querido hermano.

¡Hasta la victoria siempre!

Ramón.

Tony: Ese es Fernando, cubano 100% y fiel hasta el más allá.

28/02/14

Queridos amigos:

Todo me indicaba que nuestro hermanoFernando estaría hoy en la patria, pero ya me he acostumbrado a tomar las cosas con objetividad y calma, por lo tanto decidí sentirme optimista sin exceso.

Cerca de las 11 de aquí llamé a mi mamá al celular. Me respondió mi hermana. Iban rumbo al aeropuerto. Mami andaba en gestiones de su visado. Converse con René, lo cual siempre es un alegrón tremendo. Le dije: Dale un abrazo a Fernando de parte mía.

Pero, qué va, antes de irme para mi trabajo, 12 y 25 pm de acá, no me pude aguantar y volví a llamar.

Desde que escuché las voces detrás de la de mi madre me dije: el hombre está ahí. Y, en efecto, me dice mi madre: Está conversando con Alarcón. Y le digo: Pues, dile a Alarcón que me dé un chance.

No hay manera de describir lo que sentí al escuchar la voz de nuestro hermano y saberlo en suelo patrio. Eran muy pocos minutos los que tenía para hablar, porque a las 12 y 30 pm cortan las comunicaciones hasta las 4 y 30 pm. Sin embargo, hablamos de muchas cosas. Le comenté sobre mis líneas de ayer, recordando el reencuentro en Miami y estuvo de acuerdo en que no podía escribir literalmente lo que él dijo aquel día cuando reflexionábamos sobre los años que tendría aun que servir. Sólo me dijo: Ya ves, cumplí con mi palabra. Vaya sorpresa cuando me preguntó cómo iba el proyecto de las flores.

Le dije: Va viento en popa, me quedan 10 por hacer. Le agregué que tenía ya los bocetos para otras 15 acuarelas sobre los 7 meses del juicio y le expliqué que iba a necesitar la ayuda suya y de René. Y me respondió raudo: Tira pa’ca. Ya terminando le increpé: Ven acá, René te dio el abrazo que te envié? Y respondió: “Bueno, me dio un beso y un abrazo, y me dijo que el abrazo era el suyo”.

Ese es Fernando, cubano 100% y fiel hasta el más allá.

Hoy se respira mucha felicidad y más libertad.

Cinco abrazos fuertes.

¡Venceremos!

Tony Guerrero Rodríguez

28 de febrero de 2014

La Libertad del Héroe común y corriente (Texto de las declaraciones de Fernando González )

28/02/14

Por: Arleen Rodríguez DerivetDaylén Vega Muguercia

Fernando González Llort echa por tierra ciertos mitos acerca del héroe. O quizás existe para probarnos que el heroísmo no es asunto de apariencias. Cuando salió por las puertas del salón de protocolo de la terminal 1 del aeropuerto “José Martí” para hablarle por primera vez a los medios, tenía el sencillo aspecto de un cubano común y corriente, ajeno por el completo a los micrófonos y las cámaras.

Serenamente emocionado, preguntó si acaso él debía hablar primero y se mantuvo a una discreta distancia, arropado por su esposa, Rosa Aurora, su madre Magali y sus dos hermanas, Lourdes y Marta, con sus respectivos compañeros.

Para quienes hemos seguido periodísticamente el caso, la parquedad de Fernando resulta casi legendaria. Él es ese poeta de las acciones –como alguna vez definió Cintio Vitier a los Cinco- que se excusa por no escribir poemas y del que debimos conformarnos con saber algo a través de muy escasas entrevistas y solo algunos textos personales suyos que alimentaron nuestro trabajo en estos años.

Pocos pero contundentes, sus análisis transparentan un pensamiento claro, profundo, coherente, principista, que ahora se confirma en la mirada limpia, como la de un niño, recta como la de un hombre honesto, cuando habla a los micrófonos, al fin en la Patria.

Las primeras palabras son para sus hermanos. Y para Cuba, donde más las esperan:

DECLARACIONES A LA PRENSA DE FERNANDO GONZÁLEZ LLORT
(Transcripción de Cubadebate)

Yo creo que en medio de estos momentos que son realmente bien emocionantes para mí, se impone decir algunas palabras y agradecer a varias personas. Hay tres personas que no están aquí y son las primeras a las que le quiero agradecer, que son mis hermanos Gerardo, Ramón y Tony. Cuando no existía movimiento de solidaridad todavía verlos a ellos y compartir con ellos los momentos difíciles fueron siempre una fuente de energía para nosotros en la lucha, y por lo tanto mi primer agradecimiento es para ellos que no me están escuchando, no me van a escuchar, no me van a ver, pero me van a leer y yo quiero hacerles llegar el mensaje de agradecimiento. Porque es un tema del cual ni siquiera hablamos entre nosotros cuando tuvimos la oportunidad de vernos juntos, pero no saben ellos ni siquiera cuánta fuerza y cuánta energía nosotros obtuvimos en aquellos momentos de verlos a ellos, de ver la actitud de ellos, de ver la manera en que ellos enfrentaron las situaciones y después de conocer, durante los años en prisión, cómo ellos enfrentaban las situaciones individuales en las que se encontraban. Por lo tanto mi primer agradecimiento es para mis tres hermanos y eso incluye también a René que está aquí porque fuimos parte todos de aquel momento.

Yo creo que se impone agradecer también al pueblo de Cuba a todos nuestros compatriotas que durante tantos años nos han acompañado en esta lucha y que nos van a seguir acompañando, estoy convencido de eso hasta que Gerardo, Tony y Ramón estén aquí de regreso.

Yo quiero aprovechar esta oportunidad para pedir disculpas a todas aquellas personas que nos escribieron mostrándonos su apoyo, su solidaridad, especialmente a los niños y a los jóvenes que nos hicieron llegar muchísimas cartas y que materialmente nosotros no teníamos tiempo para responder todas y cada una de ellas.Yo sé que algunas personas se pueden haber sentido en algún momento quizás defraudada porque no recibieron una respuesta personal a su correspondencia; les quiero pedir disculpas, les quiero pedir que nos comprendan, que materialmente no había posibilidades de escribirles a tantas personas individualmente, pero que todas esas cartas, especialmente la de los niños y las de los jóvenes fueron siempre un estímulo tremendo, un estímulo sin comparación ninguna para enfrentar cualquier situación a las que nos vimos sometidos.

Agradecer a todo el pueblo por la solidaridad, agradecer a las autoridades cubanas, a todos los compañeros y las compañeras que por tantos años han estado trabajando por sacar a delante la campaña y la lucha por la liberación de todos nosotros.

A los compañeros del Ministerio de Relaciones Exteriores, de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, que estuvieron pendientes en los últimos meses a todo este proceso del regreso mío, a todos los detalles de cómo se iba a producir y estuvieron luchando porque se produjera de la manera más expedita posible y de la manera más natural posible.

Agradecerles a todos, a la prensa que ha hecho un trabajo muy bueno para dar a conocer la verdad del caso y llevar la verdad lo más lejos posible. Hay mucho por hacer todavía, yo creo que todos lo sabemos y todos están en la mejor disposición de hacerlo, no me cabe la menor duda de eso.

Yo sé que la felicidad hoy es compartida por todos, es una felicidad que es difícil de describir, estar aquí en Cuba, estar aquí con la familia, es una felicidad que es inmensa y a la misma vez le falta un pedazo, y es el pedazo que queda reservado para que cuando en este mismo lugar estén Ramón, Gerardo y Tony, entonces la felicidad será completa.

Mientras tanto el papel nuestro será hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que esa realidad llegue lo más pronto posible y podamos entonces reunirnos los Cinco, y reunirnos todos con nuestras familias y con ustedes, y entonces disfrutar realmente de la verdadera felicidad total cuando estén los cinco aquí.

Pregunta sobre el impacto de salir de la cárcel y llegar a Cuba:
El impacto de salir de la cárcel en el caso mío específico, yo no puedo decir, a ver, no es la misma condición de René, que René salió y fue inmediatamente para la cárcel, o sea, yo salí de la prisión y a mí me estaba esperando un grupo de personas de inmigración que me retuvieron, me arrestaron prácticamente, entonces, yo no experimenté la salida de la prisión como la salida hacia la libertad, yo experimento la salida hacia la libertad cuando me bajé de la escalerilla del avión, porque incluso hasta ese último momento yo venía esposado en el avión, y las esposas me las quitaron en el momento en que el avión tocó tierra aquí. Yo no sentí la sensación de la libertad al traspasar la puerta de la prisión, que es posible la experiencia que sientan otros, la sensación de la libertad mía es cuando el avión aterrizó aquí y me bajé por la escalerilla, esa es la verdadera sensación de libertad para mí.

Sobre su encuentro con Raúl:

Primero que nada es un honor para mí, y honor que agradezco además, un gesto que agradezco que el compañero General de Ejército, Raúl, se haya tomado el trabajo de venir hasta acá a recibirnos a saludarnos, realmente es un gesto que agradezco y que me llena de gratitud y que me compromete también a la misma vez, en la lucha y a darlo todo por el regreso de mis otros hermanos,. Es realmente un gesto que lo llena a uno de humildad y de gratitud.

Cuando se retira junto a su familia, sin darnos tiempo para otras preguntas, nadie protesta. Qué más quisiéramos todos que llevárnoslo para un programa en vivo, sacarle una exclusiva sobre lo que no llegamos a conocer de su mundo en esos injustos años de encierro, de los sentimientos que lo acompañaron en el regreso, de lo que quisiera hacer en el primer minuto en su tierra y con gente.

Pero todos entendemos que Fernando merece decidir cuándo lo hará. Y ahora no es el tiempo de responder cuestionarios. Es la hora, su hora, de absorber los olores de la Patria, de la familia y de la casa, de sus amigos y compañeros.

Quien haya leído aquel libro del español Marcos Ana, que permaneció largos años en una cárcel, recordará que lo más difícil es acostumbrarse a la libertad, al vértigo que les provocan los espacios abiertos y el bullicio de la vida que corre por las calles, a quienes han permanecido muchos años presos. Y ya sabemos que los de Fernando, como los del resto de sus hermanos, fueron y aun son, crueles, injustos, demasiados.

Ya habrá tiempo de contar y cantar la libertad. Primero es preciso que le dejemos gozarla libremente.

(La Transcripción del Mensaje fue realizada por Cubadebate)