#EEUU retoma viejos métodos para presionar a #Cuba

Donald Trump (Reuters)

Parecía ilógico pensar que los Estados Unidos, luego de la política de reapertura de relaciones con Barack Obama y el periodo de distensión, retomara con Trump viejos hábitos como la inclusión de Isla socialista en una lista de países que “no cooperan en los esfuerzos contra el terrorismo”.

La cancillería una vez más se viste con sus mejores dotes de policía mundial para juzgar a Cuba, luego de que el Gobierno cubano exigiera respuesta en el día de ayer por la “poca transparencia” en el caso de un tiroteo contra la sede diplomática cubana en Washington calificado por el gobierno cubano como “acto terrorista”.

Sigue leyendo

Condenan ataque de mercenarios del imperio contra #Venezuela

Comunicado del Consejo Nacional e internacional de la Comunicación Popular – Conaicop

Caracas.

Un grupo de mercenarios, a sueldo del imperialismo norteamericano, intentó atacar por mar a la República Bolivariana de Venezuela. El asalto fue repelido gracias a la vigilancia del poder popular organizado en la unión cívico-militar.

Para desviar la atención del desastre causado por sus políticas neoliberales en esta pandemia, Donald Trump y su vasallo colombiano Iván Duque atacan a la Venezuela Bolivariana, que en cambio ha demostrado eficiencia y organización frente al coronavirus, porque ha puesto la salud del pueblo antes a los intereses del mercado.

Sigue leyendo

#Guaidó la vuelve a embarrar, nuevas revelaciones de su plan en #Venezuela

El filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela en su programa (Donde sea), reveló nuevos detalles de los planes de parlamentarios de oposición venezolanos tras la supuesta transición, organizada desde los Estados Unidos.

Como primer elemento refirió que existe en la actualidad un fraccionamiento dentro de la Asamblea Nacional, tras develar a diputados las acciones a tomar curso para los meses siguientes, cual incluye la amenaza de más sanciones al sector de las tecnologías hasta la cuasi invasión al país caribeño con apoyo colombiano.

Sigue leyendo

#Venezuela . Buques Escuela son usados para trasladar droga a #EEUU y #Europa, pero no los del país.

Los carteles del narcotráfico colombiano utilizan a los buques Escuela de las Fuerzas Armadas de Colombia y España para trasladar cocaína y heroína hacia Estados Unidos y Europa, reseña la plataforma de periodismo de datos La Tabla.

A través de Twitter, el mencionado medio digital recuerda que al menos en dos ocasiones han sido descubiertos estos operativos que involucran a los buques ”Gloria”, de la Armada colombiana, y al “Juan Sebastián Elcano” de la Armada española.

Sigue leyendo

James Story, Encargado de Negocios de los #EEUU en #Venezuela miente sobre incautación de drogas.

EE UU
Encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos en Venezuela

El Encargado de Negocios James Story, máxima autoridad y representante del Gobierno de los Estados Unidos en Venezuela, realizó declaraciones donde señala supuestas incautaciones de droga procedentes de Venezuela y con destino a Guatemala.

“En los últimos días han sido dos aviones que salieron de Venezuela hacia Guatemala con drogas y tuvimos incautaciones de tres mil kilos de cocaína. No estoy diciendo que toda la droga sale de Venezuela, pero sí un porcentaje importante”, señaló.

La noticia tuvo rápida difusión como todo lo que proviene de Venezuela. Medios de derecha, centro e izquierda incluso, se hicieron eco de tal declaración, brindada como certera al canal de noticias colombiano NTN24.

Sigue leyendo

Nuevo escándalo para el líder de oposición venezolano Juan Guaidó

Juan Guaidó, líder de oposición Política en Venezuela. Foto AP

La Agencia de noticias AP se hace eco de que legisladores venezolanos de oposición acordaron en secreto recibir un pago de 5.000 dólares mensuales al aprobar los bonos por 100 dólares para médicos y enfermeros que combaten al coronavirus. Monto cuantioso en un país zanjado en un crisis económica profunda.

El pago, que no fue reportado previamente, venía incluido en un proyecto que la Asamblea Nacional dirigida por Guaidó, aprobó la semana pasada y en el que se creó el “Fondo para la Liberación de Venezuela” de 80 millones de dólares, conformado con activos venezolanos incautados por el gobierno de Estados Unidos en su campaña de sanciones para derrocar al mandatario Nicolás Maduro.

Pero los detalles han estado rodeados de hermetismo. El texto de la nueva medida no se ha publicado. Y el anuncio oficial no hace mención de los salarios, señalando únicamente que el 17% de los 80 millones de dólares en activos recuperados será destinado a “la defensa y el fortalecimiento del poder legislativo nacional y la protección social de sus integrantes”. Ni Guaidó ni algún otro miembro de la oposición ha ofrecido abiertamente una explicación.

Dos legisladores y tres asistentes de Guaidó confirmaron el plan de salarios y reconocieron que podría dar una mala impresión, ya que muchos venezolanos sufren para lidiar con la crisis económica.

Los cinco hablaron a condición de guardar el anonimato a fin de poder revelar detalles de lo que dijeron es un intenso debate desde hace varios meses que amenaza con dividir la coalición anti Maduro.

Otro 11% está destinado a las misiones diplomáticas en países que reconocen a Guaidó como presidente interino. También hay dinero para fortalecer el alcance de comunicaciones de la oposición. Gran parte de ese fondo proviene de la venta de petróleo e ingresos de CITGO, con sede en Houston y filial de la paraestatal petrolera PDVSA, que el gobierno del presidente Donald Trump le quitó a Maduro y se ha negado entregar a Guaidó.

“Es sumamente perturbador que los legisladores estén dispuestos a aprobar un generoso paquete de compensación para ellos sin que primero hayan encontrado tiempo para discutir la manera de usar los fondos a su disposición para ayudar a los venezolanos”, Francisco Rodríguez, economista venezolano con larga trayectoria de trabajo en la Asamblea Nacional de Venenzuela.

La paradoja, el dinero prometido tendrá sus límites legislativos, pues dentro de la repartición los miembros del Partido Socialista de Venezuela no recibirán pago alguno.

Justifican que para no contradecir a Estados Unidos puesto que ha sancionado a muchos de ellos por “violar” la democracia de Venezuela.

Mientras que desde Caracas se afilan los dientes, el gobierno de Trump aún debe emitir un permiso especial que le otorgue a una comisión de cinco miembros designados por Guaidó, acceso a los fondos que se encuentran en una cuenta de la Reserva Federal de Nueva York, después de que el gobierno de Estados Unidos incautó un pago de 342 millones de dólares para un acuerdo en 2015 de oro a cambio de préstamos que Maduro incumplió al Banco de Inglaterra.

@APjoshgoodman

El genocidio económico contra #Cuba que #EEUU intenta replicar en #Venezuela

El 9 de agosto se celebra el Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses Contra la Humanidad.

Basta echar una mirada superficial para comprender el rol de lesa humanidad que Estados Unidos viene ejerciendo prácticamente desde su fundación. La propia narrativa histórica oficial norteamericana, impregnada de humanismo y valores democráticos, resulta insostenible a la luz de sus propios hechos.

Un militar de EEUU con un smartphone (imagen referencial)

Esta imposibilidad de sostener su propio mito humanista se profundiza irremediablemente si realizamos una exploración sobre obras y autores capitales que denuncian, detallan e ilustran sobre la variada naturaleza de los crímenes estadounidenses en su política exterior. Y también doméstica.Preclaros intelectuales de la izquierda estadounidenses como Noam Chomsky, James Cockcroft y Howard Zinn o más recientemente Oliver Stone y Peter Kuznick —que juntos realizaron la muy documentada Historia No Oficial de Estado Unidos—, dan cuenta de ello. En su obra de 2005 Abolition Democracy: Beyond Prisons, Torture, and Empire la militante feminista afroamericana Angela Davis nos habla sobre la ruptura del Estado de derecho en Estados Unidos y como aquella democracia que se pretende ejemplar se ha convertido en un engendro posconstitucional de claros perfiles criptofascistas.

Sobre los relatores latinoamericanos que analizaron en profundidad la malversada democracia norteamericana y sus desvaríos imperialistas, no podemos dejar de mencionar la monumental obra en cuatro tomos de Gregorio Selser —entre otras de su extenso legado— Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina, en donde enumera e investiga de manera sistemática las funestas injerencias de Estados Unidos y otras potencias en nuestra región.

Un militar estadounidense (imagen referencial)

El sociólgo argentino Atilio Boron también ha dedicado buena parte de su vida y sus estudios a esta inacabable tarea, escribiendo varios volúmenes (uno de ellos en coautoría con Andrea Vlahusic) sobre el problema que significa Estados Unidos para el mundo y en particular para nuestra región. Sin olvidar, por supuesto, a las consagradas investigadoras y periodistas Telma Luzzani y Stella Calloni, también autoras de obras capitales y perdurables que contribuyeron a conformar un logos cognitivo de la política exterior estadounidense y sus crímenes contra la humanidad.Sin embargo, surge de forma ineludible una pregunta que resulta casi absurda, e incluso surrealista ante la evidencia de los crímenes norteamericanos… ¿Por qué el mundo no condena e impugna de manera explícita a un Estado agresor, militarista hasta extremos paroxísticos y claramente genocida en todos los escenarios en que ha actuado en el último siglo? ¿De qué manera nuestra civilización logra articular un discurso bienintencionado de valores humanistas, mientras legitima y obedece a una nación moralmente retrógrada y abiertamente genocida?

Estadounidenses festejan el Día de la Independencia (archivo)

Por supuesto la respuesta es sin dudas compleja y escapa a las posibilidades de este artículo. Pero haciendo una aproximación muy generalista, podemos afirmar que prevalece lo que el psicoanalista y teórico marxista alemán Erich Fromm (1900-1980) denominaba como una psicopatía del conjunto. Es decir, la naturalización de una sociedad enferma (de impulsos necrófilos diría Fromm) que asume su patología como una normalidad y por  tanto no comprende su pathos.Sin dudas Estados Unidos, desde 1945, ha conducido a la sociedad global hacia esta patología asumida como una cultura legítima. La hegemonía cultural norteamericana nos ha uniformado en una lógica militarista, en un individualismo lacerante y criminal con el planeta y las sociedades que lo conforman. Y todo ello mientras Washington despliega una praxis política que vulnera indiscriminadamente todo marco jurídico internacional, que toma por la fuerza, destruye, transforma y degrada cuanto le sirve para perpetuar una hegemonía que ya comienza a ser odiosa, incluso para sus aliados europeos, beneficiarios de segundo orden en el reparto criminal de las riquezas periféricas.

No obstante esta saturación que ya comienza a ser manifiesta en diferentes niveles y que va dando forma a una confrontación mundial ya irremisiblemente planteada, Estados Unidos sigue gozando de una fachada ruinosa —aunque todavía efectiva— de verdadera democracia, de país humanista y de Estado benefactor de los derechos globales. Ningún otro absurdo muestra de mejor manera la psicopatía de la civilización actual de las que nos hablara Fromm. Por ello resulta indispensable —”mortalmente vital” diría el gran humanista y novelista francés Víctor Hugo— entablar una batalla de ideas iluminadoras para alcanzar otra lógica global y otro mundo posible.

Donald Trump, presidente de EEUU

Y en esta contienda de la razón que se plantea en todos los frentes humanos, debemos hacer todo lo posible para acercar herramientas reflexivas que ayuden a pensar la vida social y política —y por supuesto económica— desde parámetros opuestos. Y aunque parezca extraño, debemos luchar por hacer visible lo evidente. Incluso demostrar lo que no necesita demostraciones. Intentar que el mundo contemple sin maquillajes ni espejismos las atrocidades, guerras y bloqueos que un país impone unilateralmente al resto de las naciones.El genocidio económico contra Cuba que ahora se intenta replicar en Venezuela, es apenas una muestra más de un extenso catálogo, que ahora incluye la criminalización de niños inmigrantes y la tortura como instrumento legitimado jurídicamente. Por estas razones, conmemorar de forma colectiva e individual el 9 de agosto, Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses Contra la Humanidad resulta no solo un imperativo ético, sino un ejercicio liberador que posee la virtud de abrir caminos fundacionales hacia la comprensión del mundo. Una comprensión que se impone como condición elemental para una construcción fraterna entre los hombres y para la liberación de los pueblos.