#Guaidó un líder que se apaga en débiles protestas contra #Maduro

Resultado de imagen para guaido triste

El diputado opositor Juan Guaidó llamó este sábado a sus seguidores a no caer en la inacción, en una jornada de tímidas protestas en #Venezuela para repudiar una ofensiva del oficialismo tras el fallido Golpe de Estado contra el presidente #NicolásMaduro.

En la plaza habitual opositora Alfredo Sadel, en el este de Caracas, #Guaidó habló ante unas 2.000 personas a lo sumo, una floja asistencia frente a las las marchas que había liderado semanas atrás.

“Llegamos al momento histórico: o somos presas del miedo, de la desesperanza, de la inacción (…) o nos mantenemos unidos en las calles, con esperanza, con fuerza”, lanzó el jefe parlamentario, reconocido como presidente interino por cerca de cincuenta países.

Once días después del fracaso del Golpe, se desató una ofensiva oficialista con un saldo de un diputado preso y otros varios refugiados en sedes diplomáticas o huidos al exterior, tras su presunta participación.

“Hoy le pido a Venezuela que no descansemos un solo día hasta lograr el cambio en Venezuela, nosotros no lo vamos a hacer, a pesar de la persecución, del hostigamiento”, aseveró Guaidó, bajo riesgo de ser detenido tras perder su fuero parlamentario en abril.

“El llamado es a salir a la calle. Todos tenemos miedo por la represión, pero no podemos quedarnos en la casa”, dijo a la AFP Melquíades Rosales, un comerciante de 42 años que portaba una bandera venezolana de “luto”, con el negro reemplazando el amarillo, azul y rojo.

¿Resistir hasta cuándo?

Desde que se proclamó mandatario encargado el 23 de enero y después de que el Parlamento declarara ilegítima la reelección del líder socialista Nicolás Maduro, Guaidó ha liderado manifestaciones y llamado a los militares a dar la espalda al mandatario para propiciar una “transición” y “elecciones libres”.

“¿Hasta cuando podemos resistir como sociedad?”, preguntó este sábado Guaidó, refiriéndose a la persistente crisis económica y social de Venezuela, la peor de su historia reciente.

Pero el heredero político de Hugo Chávez (1999-2013), enfrenta un continuado Golpe de Estado de la oposición,  apoyada por Estados Unidos y la administración Trump.  Aun así  cuanta con el respaldo de las FANB y de Rusia y China. Apoyo que le permitió sobrevivir al alzamiento, prólogo de disturbios que dejaron seis muertos.

Por esos hechos, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) imputó a 10 diputados, entre ellos la mano derecha de Guaidó, Edgar Zambrano, por traición a la patria y conspiración.

Zambrano, vicepresidente del Parlamento, fue detenido el miércoles en una operación digna de una película que incluyó el remolque con grúa del vehículo en el que estaba. Luego fue ingresado en una cárcel militar en Caracas.

Tres de sus colegas acto seguido corrieron para refugiarse preventivamente en las residencias de los embajadores de Argentina e Italia y un quinto huyó a Colombia. Los restantes mantienen un perfil bajo y muchos de ellos no apoyan las “decisiones disparatadas de Guaidó y recomendaciones de Washington”, quienes solicitaron anonimato.

Una veintena de miembros del Parlamento, única institución en manos opositoras y anulada en la práctica por la justicia, han sido objeto de medidas judiciales tras sus excesos y violaciones a la justicia.

El factor EEUU

El fracasado Golpe Militar fue coordinado por el exjefe de inteligencia Cristopher Figuera, denunció el viernes el presidente Nicolás Maduro, tachando al desertor “topo” de la CIA.

Figuera, al que Estados Unidos recompensó por su rebelión con el levantamiento de sanciones en su contra, y otros 55 oficiales fueron expulsados de la Fuerza Armada por un decreto presidencial.

“Yo le digo a las autoridades militares de los Estados Unidos (…): no estamos pidiendo, estamos exigiendo que se respete la ley”, expresó este sábado en una alocución televisada el ministro de Defensa, Vladimir Padrino.

El jefe castrense reaccionó luego de que Venezuela denunciara que un buque de la Guardia Costera estadounidense ingresó a aguas bajo su jurisdicción en días pasados.

En su discurso, Guaidó anunció que pidió a su representante en Estados Unidos “restablecer relaciones” con el Comando Sur estadounidense, cuyo jefe, el almirante Craig Faller, se puso a la orden para discutir un “apoyo” a jefes militares que den la espalda a Maduro, acercando aun más la posibilidad de una invasión al país desde Colombia y sus más de 9 bases militares alistadas para la contienda bélica.

Washington, principal soporte de Guaidó, mantiene una política de sanciones para presionar al líder socialista y dice no descartar la opción militar.

Pero la intervención militar podrá concretarse solo “cuando los aliados estén dispuestos a dar ese tipo de ayuda, y que esa sea la última opción, o la única que reste a los venezolanos”, dijo Guaidó a la televisión pública portuguesa RPT, tras conocer la posición de aliados como el Grupo de Lima y su negativa a utilizar ese método.

Por su parte el Gobierno Bolivariano reabrió el viernes sus fronteras con Brasil y Aruba, cerradas desde febrero para impedir una operación ideada por Guaidó para ingresar ayuda humanitaria desde países vecinos. Por el peligro militar que representan las bases estadounidenses sus fronteras con Colombia y las islas de Curazao y Bonaire siguen cerradas.

Cortesía AFP

 

Pence ofrecerá incentivos a los militares de #Venezuela.

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, está programado para ofrecer nuevos incentivos a los militares de Venezuela para que se vuelvan contra Maduro.

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, está programado para ofrecer nuevos incentivos a los militares de Venezuela para que se vuelvan contra el presidente Nicolás Maduro.

En un discurso ante la Sociedad de las Américas en el Departamento de Estado, Pence también advertirá que Estados Unidos pronto procederá a sancionar a 25 magistrados adicionales en la corte suprema de Venezuela, dijo el lunes el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato, según Reuters. Sigue leyendo

Estados Unidos desplegará buque hospital militar por América Latina, anuncia Mike Pence

Estados Unidos enviará durante cinco meses, a partir de junio, un buque hospital militar por el Caribe, Centroamérica y Sudamérica, anunció el vicepresidente Mike Pence, confirmado por el Comando Sur.

Según el vicemandatario, el USNS Comfort proporcionará asistencia médica a las comunidades que lo necesiten, ante lo que Washington denomina crisis en Venezuela, cuando realmente impulsa una intensa guerra económica contra ese país. Sigue leyendo

#Guaidó, #Estados Unidos y otra amenaza militar en #Venezuela

La desestabilización política y militar vuelve a generar tensión en Caracas. El llamado de una marcha opositora sumada a ejercicios militares conjuntos entre Colombia y EE.UU., prenden todas las alertas.

Inteligencia rusa: “Hay signos de preparación de una operación #militar de #EEUU. contra #Venezuela”

Imagen ilustrativa

#Rusia ve los signos de preparación de una operación militar de EE.UU. contra Venezuela, pero se verá con el tiempo si este plan se lleva a cabo, ha declarado este jueves jefe de la Inteligencia rusa, Serguéi Naryshkin.

“Están esas señales, pero se verá con el tiempo si este plan se lleva a cabo”, ha aseverado Naryshkin.

Asimismo, el alto cargo ha afirmado que los países occidentales “están despedazando Venezuela cínicamente y siguiendo los mismos patrones que en Libia y Siria”.

Por otra parte, el ejecutivo estadounidense (Departamento de Estado) solicitó recientemente al Congreso,  una partida de 500 millones de dolares para el desarrollo de actividades injerencistas en el territorio venezolano, sin descartarse las acciones bélicas específicas (Operaciones Quirúrgicas) que puedan desarrollar contra instalaciones armadas y civiles de la nación caribeña, como recientemente se ejecutaron contra el Guri, principal suministrador de electricidad del país. Sigue leyendo

#EEUU anuncia nuevas sanciones contra #Cuba, #Venezuela y #Nicaragua.

Los Estados Unidos arremete contra los Gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

En una nueva ola de sanciones, se apertura el controversial Capítulo tercero de la Ley Helms-Burton cubana, cual permite levantar más de 300 mil demandas a empresas extranjeras con inversiones en la isla y se sanciona unilateralmente al Banco Central de Venezuela (BCV) y Bancorp de Nicaragua.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton anunció esta mañana en Miami la apertura del Capítulo tercero de la Ley para la Libertad o Helms-Burton, cual permite que ciudadanos norte-americanos y cubanos nacionalizados puedan imponer demandas en cortes estadounidenses contra compañías foráneas con inversiones en la Isla de Cuba, una decisión considerada por expertos como extraterritorial.

Sigue leyendo

EE.UU. de espaldas a Europa en decisión sobre Título III contra Cuba

Por Martha Andrés Román

Washington, 16 abr (Prensa Latina) Estados Unidos lleva adelante hoy su intención de aplicar el Título III de la controvertida Ley Helms-Burton contra Cuba pese a la oposición de la Unión Europea (UE), que amenazó con tomar medidas si resulta afectada.

 

Varios medios citaron este martes a un funcionario de la administración del presidente Donald Trump, según el cual mañana ocurrirá el anuncio oficial sobre la puesta en marcha de ese apartado, que abriría la puerta a la presentación de demandas contra compañías extranjeras con presencia en la isla caribeña.

A través del Título III, un mecanismo que muestra el carácter extaterritorial del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra el país antillano hace casi 60 años, nacionales de Estados Unidos tendrían posibilidades de llevar a la cortes a quienes ‘trafiquen’ con ‘propiedades norteamericanas’ en Cuba.

Ello incluye la posibilidad de iniciar una demanda contra aquellas personas de terceros países que inviertan en el territorio cubano en propiedades nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución, el 1 de enero de 1959.

Dados los perjuicios que implicaría esa parte de la ley aprobada en 1996 no solo para Cuba, sino para Estados Unidos y aliados de esta nación como la UE y Canadá, con intereses empresariales en el país antillano, los predecesores de Trump desde William Clinton (1993-2001) evitaron su puesta en práctica con suspensiones que se prorrogaban cada seis meses.

La actual administración, sin embargo, anunció en enero que solo prolongaría la suspensión por 45 días, y en marzo hizo lo mismo por un plazo de 30, pero en ese caso dijo que a partir del 19 de ese mes admitiría la presentación de demandas judiciales contra más de 200 empresas cubanas incluidas en una lista unilateral de sanciones.

Todo eso fue visto como anticipo de la aplicación completa del Título III, y mientras las señales indicaban que el Gobierno de Trump se movía en esa dirección, el bloque comunitario advirtió que la medida provocaría el rechazo de los aliados europeos.

El diario Wall Street Journal recordó este martes que la UE ha amenazado con demandar a Estados Unidos en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y ha advertido que las empresas norteamericanas podrían ser golpeadas por contrademandas en los tribunales europeos si el gobierno de Trump pone fin a la suspensión del título.

A través de una carta enviada el 10 de abril al secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la comisionada de Comercio del bloque, Cecilia Malmström, manifestaron que las recientes decisiones de Washington ‘plantean serias preocupaciones en toda la UE’.

Mediante la misiva pidieron a Washington que se adhiera a un acuerdo de 1998 dirigido a otorgar una exención consistente para las empresas y los ciudadanos de la UE, a cambio de que el bloque suspendiera un desafío ante la OMC sobre el tema.

‘En su defecto, la UE estará obligada a utilizar todos los medios a su disposición, incluso en cooperación con otros socios internacionales, para proteger sus intereses. La UE está considerando un posible lanzamiento del caso de la OMC’, añadió el texto.

La carta también llamó la atención sobre el hecho de que los tribunales del bloque comunitario están facultados para permitir que sus empresas recuperen las pérdidas causadas por reclamaciones sobre Cuba.

Al respecto, recordaron que la mayoría de los 50 principales demandantes de Estados Unidos bajo la Helms-Burton tienen activos en la UE, de ahí la advertencia de que podrían proceder con contrademandas.

El Wall Street Journal difundió, además, que la semana pasada diplomáticos de alto rango de los 28 Estados miembros del bloque comunitario expresaron su preocupación por la Helms-Burton durante una reunión con el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, David Hale.

A decir de la fuente, en esa reunión la respuesta de Hale fue exigir a la UE que aumente la presión sobre la isla caribeña, a la que Washington insiste en atacar por su apoyo al Gobierno constitucional de Nicolás Maduro en Venezuela.

Los reportes sobre las medidas a adoptar por el ejecutivo de Trump indican que el Gobierno también autorizará la aplicación más extensa del Título IV de la Helms-Burton, el cual permite a Estados Unidos negar visas a empresarios extranjeros que participen en inversiones con propiedades nacionalizadas en el territorio vecino.

En entrevista con Prensa Latina, el abogado estadounidense Robert Muse, experto en leyes relacionadas con la nación antillana, advirtió que si Estados Unidos comienza a vetar a ejecutivos de grandes empresas europeas, puede haber represalias similares contra compañías de este país.

Para el letrado, esa posibilidad, así como los riesgos de una demanda europea ante la OMC y el temor a que las cortes norteamericanas se llenaran de miles y miles de reclamaciones, habían llevado a los ejecutivos previos a impedir la entrada en vigor de esas partes de la legislación de 1996.

Sin embargo, indicó que en particular el tema de una acción ante la OMC no representa un problema para el Gobierno de Trump, porque ni él ni su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, ‘tienen ningún respeto’ por ese organismo.

jf/mar

¿#Venezuela invadida por #Rusia, #China, #Cuba e #Irán? Desmontamos esta mentira

https://i2.wp.com/www.resumenlatinoamericano.org/wp-content/uploads/2018/02/EEUU4-678x381-620x381.jpgEn los términos de la política interna venezolana, desde hace años ha concurrido la insólita paradoja del debate sobre la soberanía venezolana entre el chavismo y la oposición.

Este debate es paradójico pues no hay realmente una discusión de dos modelos de país, en los hechos, hay una discusión sobre un modelo de país y un modelo de colonia. Y las posiciones están claramente diferenciadas. El chavismo representa un visión de país y ello ha desatado desde 1999, una seguidilla de actos de asedio desde Washington a Caracas luego de su salida de la órbita estadounidense.

En cambio, el antichavismo venezolano, que funciona como una franquicia del gobierno estadounidense, ha preferido desconocer las relaciones históricas de subordinación que tuvo con Estados Unidos.

También desconocen y desestiman su propia posición de gendarmería de los intereses estadounidense. En cambio, han propuesto un argumentario muy endeble que se refiere a la “pérdida de la soberanía” de la nación frente a países como Cuba, Irán, China y Rusia.

Este debate y sus falsos dilemas trascendieron la política interna venezolana y son ahora parte de una línea discursiva. Washington apunta a la cabeza con amenazas serias de intervención militar para desplazar al gobierno y, como parte de las razones que la “justifican”, está la supuesta extensión de las fronteras de Rusia.

Más allá de Rusia, están los peligros de la “expansión” de China, la “hegemonía” del modelo político cubano y “el terrorismo” iraní que “usa” al país como cabeza de playa. Todos representan estrategias narrativas que son ahora componentes del asedio y que se respaldan en el planteamiento de la “pérdida” de la soberanía venezolana.

No existe el colonialismo desde la divergencia multinacional

No hay tesis de la ciencia política, ni hay elementos historiográficos registrados desde el advenimiento de los Estados-nación, que indiquen que sea posible que un solo país pueda ser colonia de varios países en simultáneo. Ese argumentario antichavista, ahora de la Casa Blanca, es absurdo y muy endeble desde ese punto.

Podría haber países colonizados y sometidos a un bloque estructurado de otras potencias, como lo estaría hoy cualquier nación africana bajo la sombra de la Unión Europea. Pero no hay un solo caso de un país que sea recolonizado por varios más, que además son disímiles en su modelo político, en distancias geográficas y en sus orientaciones geopolíticas. Tal cuestión es contra natura, absurda e incongruente.

El denominador común medular entre la nación y estos cuatro países es su posición contrahegemónica frente a Estados Unidos y la vieja Europa, pero ello no es un factor indicativo de relaciones de subordinación. Para empezar, porque el tutelaje es abierto, funciona bajo dictámenes a discreción y concurren en función de una sola direccionalidad política.

El absurdo de la “dominación cubana”

No hay casos registrados en la historiografía política moderna que dé cuenta de un país que haya sido sometido, dominado y recolonizado por un país más pequeño, menos poblado, con menos recursos, con menos armas y con menos influencia en el ámbito de las relaciones exteriores.

La dignidad del pueblo cubano y la cohesión política de su dirigencia han sido y son excepcionales. Pero Cuba es superada por Venezuela en todos esos ítems y relaciones elementales de peso, fuerza y proporcionalidad en el ámbito de las relaciones internacionales.

En el señalamiento de la “dominación cubana” hay además un punto débil enorme: en teoría, China que es la segunda economía del mundo y Rusia que es la segunda potencia armada del planeta, comparten su control con Cuba. ¿Por qué dos grandes potencias emergentes harían eso, si ese fuera el caso? No hay referentes que puedan explicarlo.

La relación de “dominación” cubana se vuelve más confusa cuando miramos a los adentros de las relaciones entre ambos países. Hay un aproximado de 20 mil integrantes de los servicios de salud cubana, prestando atención en distintos espacios donde muchos médicos y personal venezolano no llega, entiéndase, barrios y caseríos. Atienden a la población venezolana en las condiciones más difíciles.

Este personal cubano vive junto al pueblo común venezolano en condiciones idénticas, sin privilegios y con las adversidades que les ha impuesto el bloqueo financiero y comercial de Washington. Dicho esto, es bastante particular la manera en que viven en el país los miembros de la “potencia ocupante”, sin lugar a dudas.

“Ahí vienen los rusos”

La colaboración entre Venezuela y la Federación de Rusia en diversas materias, especialmente la militar, es el foco de señalamientos desde Washington e insumo elemental del mantra de la “pérdida de la soberanía” venezolana frente a Rusia.

A inicios del primer gobierno del Comandante Chávez, Washington decidió aplicar un embargo de armas no declarado contra Venezuela vetando la adquisición de repuestos esenciales para los aviones caza F-16 de fabricación estadounidense. En realidad, la autoría de las relaciones con Rusia iniciaron en una mesa del Pentágono.

Recientemente el grupo estadounidense de Veteranos Profesionales de Inteligencia por la Cordura (VIPS, por sus siglas en inglés), todos en situación de retiro, advirtieron en un memorando al gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, varios asuntos en materia de seguridad. Pero en él desdibujan el argumentario colonial de Rusia sobre Venezuela.

“Como ex funcionarios de inteligencia y profesionales de seguridad nacional, con muchas décadas de experiencia, lo exhortamos a no llegar al extremo de adoptar una catastrófica acción militar en respuesta a la perturbación civil en Venezuela o a las actividades rusas en el hemisferio occidental. Pese el arribo reciente de dos aviones de transporte y el persistente apoyo político al gobierno venezolano, los rusos están lejos de cruzar cualquier línea roja surgida de la Doctrina Monroe de 1823”, indicaron en el documento.

Es decir, para los expertos de la inteligencia norteamericana y diseñadores de la estrategia expansiva estadounidense, sigue dentro del área de influencia histórica de Estados Unidos. Los rusos no tienen un país vasallo en el caribe y lo que hay con Rusia es una colaboración militar y no la consolidación de una franquicia euroasiática tropical.

El desgaste del discurso de la Guerra fría alcanza un alto nivel en cuando se trata de equiparar la relación militar entre Caracas y Moscú con una nueva “crisis de los misiles cubanos” para encender todas las alarmas antirusas en la política estadounidense y demás áreas de influencia. Todo bajo una semiótica de que hay que invadir al país por ser una “colonia soviética”. Un planteamiento tan corrosivo como falso, como el de las “armas de destrucción masiva” en Irak.

El “terrorismo iraní” y su versión tropicalizada

Sobre Venezuela, no argumentan que perdió su soberanía frente a Irán por ser esa una potencia emergente, económicamente pujante y con más de 100 millones de habitantes. No. Irán es un país musulmán y eso basta para que se le declare de inmediato como “país terrorista” y Venezuela por ende también lo es. Reduccionismo y simplificación forzada y sin fundamentos.

La incongruencia de la “pérdida de soberanía” de Venezuela ante Irán es tan absurda, como la versión de un islamismo terrorista tropical chiíta que en teoría es patrocinada por orden de la nación persa. O al menos así lo vienen señalando desde la Casa Blanca para crear un solo discurso que tiranice en simultáneo a las los dos países petroleros.

Recientemente Washington declaró a la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán como “organización terrorista” y la reapertura de vuelos directos entre Caracas y Teherán hizo disparar reacciones destempladas, entre ellas la del Senador republicano, Marco Rubio, quien infirió que estos vuelos comerciales desde el Caribe a Asia central son plataforma logística para el “terrorismo” y representan una “amenaza a la seguridad estadounidense”.

Probar la relación “terrorista” ha sido imposible, como lo es demostrar que hay una relación de tutelaje desde Teherán hacia Caracas. Para empezar, por la enorme distancia ideológica entre ambos proyectos: la revolución islámica, abiertamente clerical, solo tiene en común con Venezuela la posición antiimperialista, pero ese elemento no es substancial para una relación de tutelaje.

Tampoco se han dado a conocer líneas de financiamiento de Asia hasta el Caribe ni existe una posición de administración de Irán de los bienes venezolanos. Las únicas inversiones petroleras iraníes en el país son modestas y de hecho están en condiciones de minoría frente al Estado venezolano. Algo bastante curioso para ser una colonia persa.

La “colonización” China en el “viejo patio” trasero estadounidense

La Casa Blanca ha denominado como “una amenaza” para la seguridad estadounidense y del continente, la presencia de China en esta parte del mundo. Abiertamente, los neoconservadores de la Administración Trump han definido a la región latinoamericana y caribeña como un “patio trasero” al estilo de la vieja usanza de Reagan o Nixon y esto ha traído como resultado que la misma China haya tenido que replicar que “América latina no es propiedad de Estados Unidos”.

China se ha incorporado a la región como un factor modulador de inversiones, financiamiento, cooptación de materias primas y foco de su expansión comercial. Sin discusiones, la agenda de China en la región ha sido de desplazamiento de la situación de hegemonía y dominio que ha tenido Washington en el continente. Y los chinos lo están logrando sin una sola invasión, sin un solo golpe de Estado y sin una sola salva disparada, lo cual hace más cuesta arriba para Washington sostener su posición de “potencia amigable” frente a los “malvados chinos”.

La colaboración energética y financiera con China es el epicentrodel discurso que señala al país como una “colonia cantonesa tropical”.

Pero se está lejos de ser una colonia China, tanto como lo están Perú, Brasil y Chile. Países que reciben de China más inversiones netas que Venezuela y cuya política exterior está claramente confiscada por el gobierno estadounidense. Chile de hecho, ya tiene a China como primer socio comercial según la Organización Mundial del Comercio, antes que el mismo Estados Unidos. Hágase con ello una lectura obvia: que la colaboración económica con China, no implica ser colonia.

Evidentemente, explicar esto es difícil en los contextos de la política por esta barriada americana. En América Latina campea la política impuesta por el matón de barrio. El sistema hegemónico estadounidense se ha acostumbrado a su lógica de someter, invadir y arrebatar; a obtener todo sin querer pagar por ello. Para esa lógica expansionista es muy difícil de lidiar que otro hegemón irrumpa y que sea efectivo sin usar los mismos métodos del matón tradicional.

 

¿Y ahora qué? EE.UU. afina nuevas estocadas contra Venezuela

Por Álvaro Verzi Rangel.

Para el gobierno de Caracas, la próxima semana será difícil, ante el anuncio de EE.UU. de que intentará ingresar la “ayuda humanitaria” a territorio venezolano a la fuerza, por aire, mar y tierra, una decisión ya tomada por Washington, que como precaución pidió la evacuación de todos sus ciudadanos del territorio venezolano.

Mientras, sigue la guerra irregular, híbrida, multidimensional de EE.UU. contra Venezuela: el incendio que afectó a tres tanques de almacenamiento de petróleo en una instalación de la estatal Pdvsa en la Faja del Orinoco fue atribuido por el gobierno a una “acción terrorista” de Washington, al igual que el ataque cibernético contra la represa de El Guri, que generó un apagón de varios días a lo largo y ancho del país. Sigue leyendo

Cazando mentiras: The New York Times (#NYT) frente a la ética de la salud cubana

Resultado de imagen para SALUD CUBANAEl diario The New York Times publicó el domingo un reportaje de su periodista Nicholas Casey bajo el efectista título  Nicolás Maduro usó a médicos cubanos y a los servicios de salud para presionar a los votantes.

Usando, él sí, el supuesto testimonio de 16 exintegrantes de la Misión Médica Cubana en Venezuela,  Casey apunta a la insólita historia de que los trabajadores cubanos de la salud fueron utilizados para amenazar a pacientes e incluso coercionarlos, negándoles el servicio, si no votaban por Maduro en las elecciones del pasado 2018. Sigue leyendo